Asesinan comerciante en Cali cuando escuchaba misa

 

diapositiva1

Como Fernando Padilla Toro, de 35 años, de profesión comerciante fue  identificado  por  las  autoridades el hombre  que murió en un ataque  sicarial en un templo en cali, cuando Monseñor  Darío de  Jesús  Monsalve  oficiaba la  Santa   Eucaristía.

Este  nuevo  homicidio registrado en la noche de este martes en el Templo Parroquial de  Santa Cecilia del barrio Ciudad Córdoba, suroriente de Cali.

La víctima fue atacada por un hombre que ingresó al  recinto  sagrado  y le disparó en varias oportunidades, huyendo del sitio sin lograrse su captura.

 

El coronel Óscar Lamprea, comandante del Distrito 4 de la Policía de Cali, dijo que la víctima alcanzó a ser trasladada al Hospital Carlos Carmona pero llegó sin signos vitales.

fernando-padilla-toro_r0

«Esta persona, según vecinos del sector, era comerciante y estaba sentada escuchando la misa cuando fue atacado. Hace unos días había sido asesinado un familiar del hombre, por estamos investigando si tiene alguna relación con este caso», dijo el uniformado al explicar que la víctima recibió disparos en la cabeza y el tórax.

Según vecinos de la víctima, Padilla era comerciante y asistía constantemente a las eucaristías que se ofrecen en la iglesia.

imagen-16386502-2

Hubo confusión y desespero en las personas que asistían a la homilía, que era presidida por el monseñor de Cali, Darío de Jesús Monsalve, quien rechazó los hechos y pidió que no se profanen los templos sagrados ni se cometan actos que enluten a la sociedad.

La Policia dijo que  a este hombre le figuraba un investigación por violencia intrafamiliar y que un hermano suyo fue asesinado hace dos semanas en Santander de Quilichao, al norte del departamento del Cauca.

 Se analizan cámaras de seguridad de la zona y con los testigos se ha elaborado un ‘retrato hablado’ del asesino.

 El comerciante fue baleado  cuando se hallaba en un oficio religiosos presidido por el arzobispo de Cali, monseñor Iván Darío Monsalve. Un hombre se le acercó, lo abrazó y le disparo en varias ocasiones, huyendo ante la confusión presentada por el atentado.

«Aprovecharse de la congregación en los templos para matar sobre seguro a un feligrés y generar terror en las feligresías, es rebosar toda consideración racional y actuar bajo el impulso del mal y del Maligno…Lamentablemente, ni el temor de Dios detiene el absoluto desprecio por la vida humana que hemos dejado enraizar en el alma de vastos sectores de nuestra sociedad colombiana» . Sostuvo el jerarca de la Iglesia  Católica  en  Cali.

La Sijín adelanta las investigaciones para esclarecer este homicidio.