Nobel a Santos es un premio a su «terquedad y coraje» por la paz

 

colp_ext_040586

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, galardonado hoy con el Nobel de la Paz, consideró que la concesión del premio es “inestimable” para el avance del proceso de negociación con las Farc, según reveló el comité noruego.

“Estaba abrumado y muy agradecido. Dijo que esto es inestimable e importantísimo para la evolución del proceso de paz en Colombia”, señaló el comité.

Desde Bogotá, el Gobierno colombiano informó de que Santos hará una declaración a las 7.00 a.m

Según declaró a la televisión pública noruega NRK el secretario del Comité Nobel Noruego, Olav Njølstad, encargado de transmitirle la noticia por teléfono, el presidente colombiano pareció “sorprendido” al conocer que había sido distinguido con el Nobel de la Paz.

article

El Comité Nobel Noruego reconoció hoy a Santos con el galardón “por sus esfuerzos decididos” por llevar la paz a su país tras 52 años de guerra civil.

Santos y el líder de las Farc, Rodrigo Londoño, eran los grandes favoritos al Nobel de la Paz hasta hace una semana, pero el triunfo del no en el plebiscito del pasado domingo en Colombia había hecho que expertos y casas de apuestas rebajaran sensiblemente las opciones de un premio a este proceso de paz.

1467243444_618912_1467243525_noticia_normal

El alto comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, felicitó hoy al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, por el Premio Nobel de la Paz, al opinar que con esta decisión «se reconoce esencialmente su coraje político».

Grandi comentó que en una reciente visita que hizo a Colombia, poco antes de la firma del acuerdo de paz, observó «un extraordinario compromiso del gobierno, de las FARC y especialmente de la sociedad civil en hacer que esto funcione».

«Habiendo visto ese nivel de compromiso, estoy seguro de que el difícil momento político que se está viviendo -tras el rechazo por plebiscito del acuerdo de paz- será superado», afirmó.

 

 image_content_26998993_20160926230157Como el astuto jugador de póquer que sus amigos dicen que es, el presidente colombiano Juan Manuel Santos apostó todo su capital político a una sola carta: el proceso de paz con la guerrilla. Y aunque estaba a punto de ganar, la baraja se le refundió.

Desde que asumió la presidencia en agosto del 2010, Santos no ha ahorrado esfuerzos para pasar a la historia como el hombre que acabó con un conflicto de 52 años que ha cobrado más de 220.000 vidas a través de un diálogo con los rebeldes, es por ello que   en  muchos sectores de opinión este es un premio a «la terquedad y coraje por alcanzar  la paz en  Colombia»

El mandatario logró en el 2014 su reelección enarbolando la bandera de la paz con la promesa de llevar a puerto seguro la negociación que inició en su primer periodo con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc).

Después de casi cuatro años de negociaciones en La Habana, el mandatario cerró y firmó recientemente un acuerdo de paz con la guerrilla, pero el pacto quedó en el limbo después de que fue rechazado en un plebiscito, un inesperado resultado electoral que le impide implementarlo.

El resultado de la consulta, que imposibilita que unos 7.000 combatientes de las Farc entreguen las armas y conformen un partido político, obligó a Santos a iniciar la búsqueda de consensos con el líder de la oposición, Álvaro Uribe, para tratar de salvar el acuerdo de paz.