Regresan a su hábitat, 48 iguanas en la laguna de Sonso

 

diapositiva1

Muchas de estas especies terminan abandonadas en lugares como parques, lo que puede llegar a causar diversas enfermedades a la población.

La Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca, CVC, lideró la primera jornada de este año de control, captura y reubicación de iguanas que se encuentran en el parque José María Cabal del municipio de Buga. En esta ocasión fueron 48 iguanas que fueron reubicadas en su hábitat natural. En total 200 de estos animales han sido trasladados contando las cuatro jornadas realizadas en años anteriores.

El Grupo de Protección Ambiental y Ecológica, Distrito de Policía Buga, las secretarías de Agricultura y Gobierno de la Alcaldía de Buga, el Cuerpo de Bomberos Voluntarios, la Personería y entidades ambientalistas, fueron los encargados de apoyar y realizar la captura de las iguanas, mientras que los profesionales de la CVC identificaron los sitios que serán el hábitat y nuevo hogar de estos herbívoros, para así realizar su reubicación.

largeorangeiguana-jpg-638x0_q80_crop-smart

Las madreviejas La Marina y El Burro en La Laguna de Sonso fueron los sitios destinados para recibir en libertad estos reptiles.

“Las iguanas fueron valoradas y se encontraban en un estado de salud normal, motivo por el cual fueron liberadas el mismo día, son especies folívoras, es decir que se alimentan de hojas, pasto, rebrotes tiernos y flores, pero además comen frutas como guayaba, mango y papaya”, expresó el técnico veterinario de la CVC Luis Enrique Villalba.

La preocupación de los expertos de CVC es que en el parque Cabal conviven Iguanas, micos, ardillas y palomas y aunque se han convertido en atractivo para grandes y chicos, hay sobrepoblación y son causantes de problemas de salubridad.

7110991699_dd5cb39c48_b

“En el parque Cabal no hay agua corriente y la poca agua de lugar está contaminada por las heces de las palomas, además los visitantes alimentan las iguanas con productos como pan, chitos y dulces, no aptos para la fauna silvestre, por esto la importancia de devolverlas a su hábitat”, puntualizo Villalba.

Explicó el funcionario que la iguana es portadora sana de la bacteria salmonella, la cual excreta en las heces. Esta bacteria, al entrar en contacto con el ser humano, lo contamina, produciéndole fiebre y diarrea, síntomas que de no ser atendidos con prontitud pueden generar problemas mayores de salud.