Shimon Peres, fué la «cara amable» de Israel

gal_8509

El nobel de paz falleció a los 93 años por problemas de salud. Historia del político que estuvo en todas las instancias del poder de ese país durante las últimas siete décadas.

En enero, tras presentar sus primeras dolencias, Shimon Peres redujo considerablemente sus apariciones en público. / AFP

Los últimos catorce días, Shimon Peres se debatió entre la vida y la muerte. Un accidente vascular cerebral lo llevó al centro médico Shiva, a las afueras de Tel Aviv, en donde falleció a los 93 años. Ya había sido hospitalizado en dos ocasiones este año por problemas del corazón, y aunque los médicos registraron algunos progresos luego de la apoplejía de hace dos semanas, su estado de salud se deterioró rápidamente en las últimas horas.

THE NOBEL PEACE PRIZE LAUREATES FOR 1994 IN OSLO. (FROM RIGHT TO LEFT): PRIME MINISTER YITZHAK RABIN, FOREIGN MINISTER SHIMON PERES AND PLO CHAIRMAN YASSER ARAFAT שלושת חתני פרס נובל לשלום לשנת 1994 באוסלו שבנורבגיה. (מימין לשמאל):             ראש הממשלה יצחק רבין, שר החוץ שמעון פרס ויו"ר אש"ף יאסר עראפת.

Shimon Peres pasará a la historia como el arquitecto de los Acuerdos de Paz de Oslo, firmados con Palestina en la década de los 90, una gestión que lo hizo ganador del Premio Nobel de Paz en 1994, junto con Yaser Arafat e Isaac Rabin, y que despertó una fuerte polémica. 

El galardón reconoció “la contribución histórica al proceso de paz entre Israel y Palestina sustituyendo la guerra y el odio por la cooperación” a través de los acuerdos de 1992, pero los críticos condenaron lo acordado por el ministro de Exteriores de Israel, el presidente de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y el presidente israelí. De hecho, un miembro del Comité del Nobel renunció en señal de protesta. Los acuerdos fracasaron y un año después Rabin fue asesinado.

Aunque fue derrotado en dos ocasiones en las elecciones, en 1977 y 1996, Peres aprendió de esos fracasos y se convirtió en el político que estuvo presente en todos las instancias del poder israelí durante las últimas siete décadas. Fue dos veces jefe de Gobierno, además de ministro de Relaciones Exteriores, de Defensa, de Información, de Transportes y de Integración.

“Shimon Peres fue un presidente importante gracias al estatuto especial que tenía en las capitales del mundo y a la dignidad que supo devolver a Israel tras el escándalo de Moshe Katsav, su predecesor condenado y encarcelado por violación”, recuerda el columnista Nahum Barnea.

Era un hombre de discurso fácil, con más éxito fuera de su país. Fue él quien convenció a Charles de Gaulle de venderle a Israel, en 1959, su primer reactor nuclear, Dimona, por lo que también era llamado el padre del Israel nuclear.

maxresdefault

Se lo conocía como la “cara amable de Israel” y hasta hace poco se movía como pez en el agua en los foros internacionales. En uno de ellos confesó que el secreto para su longevidad era el ejercicio diario, una dieta suave y uno o dos vasos de un buen vino.

“Todo el mundo come tres veces por día. Si comes tres veces, te llenas de grasa. Pero si uno lee tres veces por día se convierte en un sabio. Es mejor ser sabio que graso”, aconsejó el líder israelí en una entrevista a la AFP en 2012, en la que también dijo que sólo dormía cuatro o cinco horas.

Los expresidentes Bill Clinton y Mijail Gorbachov estuvieron presentes en la gigantesca fiesta por sus 80 años. El cineasta Woody Allen le mandó un saludo “de un judío malo a uno bueno”.

Era el último superviviente de la generación de los padres fundadores del Estado de Israel e hizo parte del semillero político del patriarca David Ben Gurion, primer jefe de Gobierno tras la independencia, quien en 1948 puso en marcha una nueva nación después de que la ONU aprobara la partición de Palestina bajo administración británica. Peres ya compraba entonces las armas para las llamadas fuerzas de Defensa de Israel.

shimon-peres-papa-francisco

Todavía no se han entregado detalles sobre sus funerales, pero líderes mundiales ya lamentan su partida. El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, señaló que “Peres fue sobre todo un hombre de paz”. Tras conocer la noticia de su fallecimiento, George W. Bush aseguró que “Peres inspiró al mundo entero”.

Así es: hasta el último momento defendió el diálogo de paz con los palestinos.