Festival de  la Bienestarina se  realizó  en  Miranda

Diapositiva1

Con gran éxito se llevó  a  cabo el Festival de  la Bienestarina  realizado en la Plazoleta Municipal  Nizar  Bonilla  de  Miranda  organizado  el CIADET, EL ICBF y las  madres  comunitarias de esta  población

En el evento nutricional se dio  conocer los diferentes usos alimenticios de la Bienestarina que es un gran alimento para nuestros niños tortas, bebidas, empanadas, tamales, entre  otros.

Este  producto que produce  el ICBF no sustituye ninguna comida, pero es un muy buen complemento alimenticio por su alto valor proteínico.

Con ella  como lo demostraron los distintos   hogares  infantiles  y madres comunitarias  de  Miranda, se pueden hacer muchas preparaciones como coladas, sopas, galletas, ponqués, salsas, arepas, jugos, etc. y su bajo costo favorece el presupuesto familiar.

Diapositiva1

Es la Bienestarina, alimento producido por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), que tiene una mezcla vegetal de cereales, rica en proteínas de alto valor biológico, con vitaminas y minerales.

Es una harina de color ligeramente amarillo, textura fina y sabor característico de la harina de soya.

Según una  madre  comunitaria del Hogar Infantil  Pequeñines  de  Miranda  este alimento puede ser suministrado a los niños a partir de los 7 meses de nacido. Especialmente se da a los grupos más vulnerables como los preescolares de 1 a 6 años, a los adolescentes de 12 a 18 años, a las mujeres embarazadas y a las madres lactantes. Es de gran utilidad para las personas de la tercera edad, porque provee todos los nutrientes que necesitan.

La Bienestarina tiene 60 por ciento de harina de trigo o cereal, 30 por ciento de harina de soya desengrasada, 8 por ciento de leche descremada en polvo y 2 por ciento de nutrientes (sulfato ferroso, vitaminas A, C, niacina, tiamina y riboflavina, fosfato bicálcico).

Diapositiva1

Los beneficios son muchos: contribuye al crecimiento y desarrollo normal de los niños, ayuda a la formación de huesos y dientes por su contenido de calcio, ayuda a recuperar músculos y órganos, favorece la salud de la piel. No eleva el ácido úrico, forma defensas en el organismo, no aumenta el colesterol y da gran poder de saciedad.

También se puede suministrar a las personas que tienen intolerancia a la lactosa (que no pueden tomar leche), por su bajo contenido de leche.

La única contraindicación -dice la nutricionista- es para las personas alérgicas, que son intolerantes a la soya, aunque esos casos son mínimos. Esto se manifiesta con flatulencia (gases) o diarrea .