Pedro Antonio Zape Jordán, 50 años de pasión por el fútbol

10836299_840916739288398_1073874316_n

 

El gran sueño de muchos  de los niños de la  Puerto Tejada de  hoy, en medio de su turbulencia  social, es tocar la pelota en las canchas del Hipódromo, la villa olímpica, periconegro o una de sus polvorientas  calles, para algún día  vestir la camiseta de nuestros clubes del balompié colombiano, y  luego hacer parte de las grandes ligas europeas y ser seleccionado para vestir el tricolor colombiano.

Es que el fútbol no solamente es una pasión que invade el alma del ser humano, es también un medio de vida. Colombia hace 30 años importaba jugadores de diferentes partes del mundo para reforzar sus clubes y sacar buenos resultados en cada campeonato interno, pero también para alimentar el conocimiento de un fútbol interno en proceso de evolución.

FDO06103

Pedro Antonio Zape es considerado por muchos como el mejor arquero de la historia del fútbol colombiano. El nacido en Puerto Tejada, es una leyenda viviente, que atajó en el Deportivo Cali durante 18 años, demostrando las capacidades que hacen que todavía sea reconocido y admirado.

Luego cambió de bando e integró al América. Sin embargo, eso no hizo que el cariño de los hinchas ‘azucareros’ hacia él, se extinguiera, aunque algunos pensaron que siempre  ha sido una completa “sandía” verde por fuera  y rojo por dentro. Cuando está a punto de definirse la la tercera disputa en la copa Libertadores de  América del equipo paisa, el entrenador de arqueros de Atlético Nacional, recordó su estreno como profesional, que fue precisamente en un duelo entre ‘azucareros y ‘verdolagas’, en 1969.

201311226e82235a2

“La emoción que sentí por debutar en un equipo tan grande como el Cali, fue muy grande. Ese día, el gol lo hizo Miguel Escobar y creo que fue el único de su vida”, rememoró y agregó que eran duelos muy intensos, en lo que era común que se impusiera el visitante.

13775978_1096700600401041_530439434414254355_n

Y es a que Pedro  Antonio Zape Jordán la afición  Antioqueña le rindió un cálido  homenaje con motivo de sus  50 años en la  vida  deportiva, estuvo acompañado de su esposa  Esthella Orozco Osorno y su hijo menor “Pedrito” Zape Orozco.

El pasado 3 de  Junio el exitoso entrenador de arqueros del Nacional  cumplió  67 años de edad, lo cuales los ha vivido en función del fútbol su gran pasión.

_mg_2483

En 1966 llegó al Deportivo Cali, en esa época trabajaba también como jornalero en uno de los Ingenios azucarero del Norte del Cauca, pero, curiosamente, su aparición en el mundo del fútbol la hizo con la selección colombiana en 1967 con motivo de un torneo Juventud de América, cuando todavía no había debutado como profesional.

Su primer partido con el cuadro azucarero fue en 1969 en un encuentro entre el Deportivo Cali y Atlético Nacional. Ese año obtuvo su primer título con el Deportivo Cali y al año siguiente el bicampeonato. Para la década siguiente se convirtió en un jugador indispensable del Cali y también de la Selección Colombia, logrando con el cuadro vallecaucano el título de 1974 y el subcampeonato de la Copa Libertadores en 1978.

 

Con la Selección Colombia participó en muchos torneos juveniles y algunos olímpicos, además de ser la gran figura del tricolor nacional en la Copa América 1975 en la que el equipo cafetero obtuvo el subcampeonato continental por primera vez en su historia

13770269_10209987920751469_2493630303574842127_n

Ahora, como preparador de los cancerberos del conjunto dirigido por su gran amigo el profesor Reinaldo Rueda, a quien acompañó como director técnico del seleccionado Ecuatoriano, trata de aportar su conocimiento y experiencia, para que las  nuevas  generaciones sigan mejorando. Lo hace de la mano de Fabio Calle, quien defendió los colores de Millonarios y el Deportivo Independiente Medellín.

 

Zape Jordán  no vacila en comentar que  “En el fútbol no hay nada escrito. Por eso es tan bello, porque nadie tiene la última palabra”.  Y tiene razón este  orgullo de  Puerto Tejada ,el fútbol es impredecible porque todos los partidos empiezan 0-0.

 

Juliana Sosa Góngora – Carlos Alberto  Moreno Lucumí