20 de julio podría ser nueva fecha para firmar proceso de paz con las FARC

 timochenko-y-santos-734

Gobierno y Farc anunciarían este jueves cese bilateral y zonas de concentración

Pese a que hace algunos meses había dicho que no volvería a hablar de fechas para la firma de la paz con las Farc, pues cada vez que lo hacía se le devolvía como un bumerán -tal y como sucedió cuando dijo que el 23 de marzo sería el límite-, el presidente Juan Manuel Santos en medio de sus torpezas mediáticas  y de comunicación se atrevió nuevamente a fijar un plazo para la concreción de un acuerdo definitivo: el próximo 20 de julio.

“Creo que ya para el 20 de julio habremos podido cerrar las negociaciones en La Habana y ahí entrar a una etapa nueva para el país. Ojalá que la Corte Constitucional apruebe pronto el plebiscito, de manera que ahí tendremos un reto muy importante”, dijo el jefe de Estado anoche, en una reunión con congresistas de la Unidad Nacional.

La declaración se da a las puertas de la reanudación mañana del ciclo 50 de diálogos en Cuba, con un objetivo claro: concretar el acuerdo sobre el cese bilateral y definitivo del fuego y de hostilidades. Un ciclo que debió haberse iniciado ayer, pero las sesiones de consultas entre el equipo negociador del Gobierno y los asesores obligó a correrlo dos días.

Precisamente ayer, el jefe de Estado convocó al Consejo Nacional de Paz para conocer las opiniones de sus integrantes respecto a dos temas fundamentales: las zonas de concentración y la dejación de las armas por parte de las Farc. Los rumores crecen y hay quienes dicen que en el transcurso de esta semana (entre jueves y viernes) se puede dar “humo blanco”.

Las delegaciones, con presencia del presidente Juan Manuel Santos, anunciarían que hay humo blanco sobre zonas de ubicación temporal y cese al fuego bilateral.

 da89514e409822180ac867ab6712269d_Generic

Después de varias semanas de negociaciones y diálogo, entre diferencias y concesiones, este jueves las delegaciones de paz del Gobierno y las Farc por fin anunciarían que alcanzaron un acuerdo sobre el punto del fin del conflicto, precisando las zonas de ubicación temporal y acordando un cese al fuego bilateral, según ha podido establecer la emisora La F.M.

El anuncio, si todo sale como está previsto, contaría con la presencia del presidente Juan Manuel Santos, quien se trasladaría a La Habana para formalizar el acuerdo. Participarían del encuentro además delegados de los países garantes e incluso, el mismo presidente cubano Raúl Castro.

En el sentido de un supuesto acuerdo que se anunciaría esta semana se pronunció Pablo Catatumbo, uno de los negociadores de la guerrilla, quien sostuvo a través de su cuenta en Twitter que trabajan “arduamente para poder darle a los colombianos nuevas noticias de paz esta semana”.

De acuerdo con La F.M., entre este martes y miércoles las partes que negocian en La Habana adelantarán reuniones para terminar los detalles de la estructura del acuerdo que, entre otros, comprendería no más de 30 zonas de ubicación temporal y los términos para el cese al fuego de hostilidades bilateral y definitivo. No obstante, por los mismos ritmos de la negociación y debido a las diferencias que se han hecho evidentes, aún no está garantizado que este jueves haya un anuncio.

En materia de dejación de armas, por ahora solo se anunciaría el mecanismo que se implementará para que la guerrilla deje las armas, las zonas, mecanismos y destino final del armamento. Se trata de un punto en el que aún se estarían finiquitando detalles.

Ha trascendido que el Gobierno entiende la dejación de las armas como un momento que depende de la decisión de las Farc. La guerrilla, por su parte, lo ve como un proceso gradual que implica compromisos de parte y parte. Las garantías de seguridad y gestos de confianza por parte de las Fuerzas Militares, así como la lucha contra el paramilitarismo, hacen parte de sus peticiones.

La dejación de las armas conduce directamente a un escenario: las zonas de concentración o de ubicación temporal, cuyo número preciso sería anunciado el jueves. Allí, la propuesta de los negociadores del Ejecutivo es que la guerrilla se ubique temporalmente en determinados puntos geográficos hasta que dejen las armas.

El contacto con la población debe ser mínimo, con autorización del Gobierno y las Naciones Unidas. Las armas, a juicio de los plenipotenciarios de Santos, deben ser guardadas en depósitos mientras dure el cese bilateral, y un pequeño porcentaje utilizado para la seguridadde los excombatientes.

Por último, para brindar a los guerrilleros garantías de seguridad, se crearía una subdirección especial en la Unidad Nacional de Protección, sumado a la Comisión Nacional de Garantías de Seguridad para blindar a los subversivos de organizaciones sucesoras del paramilitarismo.