Murió el ‘Mecato’ Aristizábal

aristizabal_gilberto-mecato-fa-j007

Gilberto ‘Mecato’ Aristizábal, exdocente y exárbitro profesional, falleció en la tarde de este miércoles en Manizales.

Su familiares informaron que murió como consecuencia de un cáncer de próstata.

Aristizábal se dio el lujo de contar que fue el único arbitro caldense en un Mundial. Fue en España 1982 en el que tuvo seis asistencias y un partido como central.

El más recordado, sin duda, fue el encuentro entre Brasil y Argentina, que dirigió el mexicano Mario Rubio, pues hizo expulsar a Diego Armando Maradona, después de pegarle una patada a Paulo Roberto Falcao.

Imagínese todo lo que me dijeron los argentinos”, dijo en una entrevista entre risas el popular ‘Mecato’, bautizado así por su amigo Kerman Tirado -pues desde los 10 años llevaba en los bolsillos cañas, buñuelos, pandequeso, borrachos, roscones…

Su profesionalismo y autoridad también los demostró al ser central del partido Inglaterra-Kuwait y asistente en la semifinal que Italia le ganó 2-0 a Polonia.

Gilberto, que alcanzó los 600 partidos en el fútbol colombiano entre 1967 y 1990, alternó el arbitraje con la docencia. Se jubiló de profesor de educación física en el Liceo Isabel La Católica y su primer partido como profesional fue en 1967 entre Once Caldas y Medellín.

Muy pocos cuentan la anécdota del ex árbitro caldense Gilberto Mecato Aristizábal. Quizás, en algo, la historia pueda compararse con la del pereirano Guillermo el Chato Velásquez, quien expulsó a Pelé en 1968, en un partido entre la Selección Colombia y el Santos de Brasil, considerado en ese momento el mejor equipo del mundo.

mecato
El popular Mecato estuvo en el Mundial de España 1982 en el que tuvo seis asistencias y un partido como central. El más recordado, sin duda, fue el encuentro entre Brasil y Argentina, que dirigió el mexicano Mario Rubio, pues el caldense hizo expulsar a Diego Maradona, después de que le pegó una patada a Paulo Roberto Falcao.
“Cuando terminó el partido los canales de televisión de México solo comentaban el hecho y que el árbitro Gilberto Aristizábal tuvo mucho autoridad”, rememora el silbato, que alcanzó los 600 partidos en el fútbol colombiano entre 1967 y 1990.