ELN tendría en su poder a periodistas de RCN en el Catatumbo

1449705984_552839_1449706199_noticia_normal

La Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) manifiestó su preocupación por las agresiones que continúan presentándose contra la prensa en la zona del Catatumbo. A las denuncias sobre la desaparición de la periodista Salud Hernández-Mora, se sumaron este lunes las agresiones y retenciones a periodistas de diferentes medios de televisión.

El lunes 23 de mayo a mediodía el periodista Diego DPablos y su camarógrafo, Carlos Melo, partieron desde Tibú hacia el corregimiento de Filogringo, municipio de El Tarra. Al lugar también acudió Diego Veloza, corresponsal de Caracol Tv junto con su camarógrafo, William Mora. Y un tercer periodista del que aun no se tiene información. Los equipos periodísticos tenían previsto obtener mayor información sobre el paradero de la periodista Salud Hernández-Mora.

diego

Al llegar a Filogringo, el grupo de periodistas fue abordado por personas aún sin identificar. Según información obtenida por la FLIP, los desconocidos les quitaron a los reporteros varios de sus equipos, como celulares y cámaras, y les rompieron algunos de ellos. La FLIP recibió información de que el grupo de periodistas estaría conformado por 5 personas dentro de las cuales estaría un periodista comunitario.

Hacia media noche la inspección de policía de El Tarra confirmó a la FLIP que los periodistas de RCN y un tercer periodista continuaban bajo custodia de los desconocidos y que su paradero era incierto. De igual forma la inspección confirmó que el corresponsal de Caracol se encontraba en el casco urbano del municipio y que no les fueron devueltos sus equipos. s

La FLIP consultó a directivos de Caracol Tv y confirman haber recibido reporte oficial sobre Diego Veloza pero también resaltan, que al igual que la FLIP, no han podido entablar contacto directo con él. Directivas de RCN resaltan que no han podido hablar con los reporteros y confirman que las autoridades les informaron sobre la retención y el daño de equipos.

La FLIP reitera a las autoridades la importancia de maximizar esfuerzos en el esclarecimiento de los hechos que atentan contra la libertad de prensa en el Catatumbo, asegurando que en las distintas acciones que han sido activadas se garantice la vida e integridad de los periodistas que están en la zona.

La FLIP insiste en la exigencia de libertad inmediata y retorno de los periodistas al ejercicio de su oficio sin condiciones, velando por la vida e integridad de los reporteros. En este sentido, solicitamos acatar las normas del Derecho Internacional Humanitario, dentro de las cuales se advierte que los periodistas son civiles que no participan de las hostilidades y que cualquier agresión contra ellos es una violación grave.

Vistas las condiciones de orden público de la zona, también hace un llamado a los medios de comunicación para evaluar con cuidado la situación y abstenerse de enviar periodistas a la zona si no cuentan con protocolos de protección para garantizar la seguridad de los corresponsales.

Finalmente, llamamos a los organismos internacionales de carácter humanitario para que inicien la exploración de instancias de mediación con el fin de facilitar la liberación y el retorno de los periodistas.