19 de mayo: Día Mundial de la lucha contra la hepatitis B y C

Diapositiva1

Foto: Referencial

Cada 19 de mayo se celebra el DíaMundial de la Hepatitis tipo B y C,  con el objetivo de concienciar a la población en general sobre esta enfermedad, que si no es tratada como corresponde puede derivar en consecuencias de gran perjuicio sobre la salud como cáncer de hígado o cirrosis.

Por esta situación  la ONG WorldHepatitis Allience (WHA- Alianza Mundial contra la Hepatitis), hizo un llamado a todos los gobiernos del mundo para que tomen medidas y acciones más concretas en la detección y tratamiento de este tipo de enfermedad viral crónica.

Existen algunos datos alarmantes sobre la hepatitis B y C que no son para desestimar, según se calcula entre unas 500 y 600 millones de personas en el mundo, 1 cada 12 individuos, están infectados con la hepatitis viral crónica, de los cuales la gran mayoría, no lo sabe.

La hepatitis C, debido a sus características de ser una enfermedad mayormente asintomática, suele ser diagnosticada de manera fortuita en controles médicos de empresas, en las donaciones de sangre o en análisis prescritos por facultativos en búsqueda de otras patologías.

images

Transmisión

El virus de la hepatitis C se transmite por vía sanguínea. Generalmente se transmite:

  • al consumir drogas inyectables, mediante el uso compartido de material de inyección;
  • en entornos sanitarios, debido a la reutilización o la esterilización inadecuada de equipo médico, especialmente jeringas y agujas;
  • a través de transfusiones de sangre y productos sanguíneos sin analizar;
  • el VHC se puede transmitir también por vía sexual, y puede pasar de una madre infectada, a su niño; sin embargo, esas formas de transmisión son menos comunes.

La hepatitis C no se transmite a través de la leche materna, los alimentos o el agua, ni por contacto ocasional, por ejemplo, abrazos, besos y comidas o bebidas compartidas con una persona infectada.

Síntomas

hepatitis-b

El período de incubación de la hepatitis C puede variar de dos semanas a seis meses.

Tras la infección inicial, aproximadamente un 80% de las personas no presenta ningún síntoma. Los pacientes con sintomatología aguda pueden presentar fiebre, cansancio, inapetencia, náuseas, vómitos, dolor abdominal, orinas oscuras, heces claras, dolores articulares e ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos).