Policía rescata talentoso joven futbolista en alto riesgo en Puerto Tejada, quien es acogido por el  Club Atlético Ibagué.

Diapositiva1

El Subteniente Esteban Díaz Flórez adscripto al Comando de Policía de  Puerto Tejada tras ver jugar una tarde a Kevin Estiven  Vallecilla Saa en una jornada de  integración entre jóvenes en alto riesgo en el populoso Barrio Carlos Alberto Guzmán, no vaciló en sugerirle que “en verdad  estaba perdiendo tiempo sin hacer nada, sin estudiar y sin un proyecto de vida en medio de las pandillas que suelen enfrentarse en este marginado sector».

El uniformado de inmediato  conversó con su padres y algunos dirigentes  locales deportivos  para ponerse al frente de  buscarle un mejor destino y espacio en donde demostrara  “que tenía madera y sabía jugar  muy bien el  balompié, pero que requería del apoyo y oportunidad para demostrar sus condiciones atléticas, propias de muchos muchachos de Puerto Tejada”, asegura este miembro de  la institución policial que sin saber se estaba  convirtiéndose en un caza talento futbolístico.

Mediante una serie de llamadas el Subteniente Díaz Flórez logró que fuera  admitido este joven de  17  años en el  Club Atlético Ibagué, institución futbolera que viene exitosamente formando, orientando y educando niños y jóvenes para para el mejoramiento y perfeccionamiento de las capacidades motrices básicas mediante procesos pedagógicos, técnicos, físicos, teóricos, psicológicos y tácticos.

antonio

Y fue así que el Director Deportivo, el San Andresano Antonio Saams de  la Rosa, Ex jugador de futbol profesional  del  Deportes Tolima 1994-2005, Técnico deportivo universidad del Tolima  en el 2007, aceptó que le fuera enviado con el permiso de sus padres, para ensayarlo y observarlo, quedando sorprendidos por la fibra talentosa y el rápido  nivel alcanzado en su corta edad.

Por ahora se  espera gratamente en su casa y en Puerto Tejada que Kevin Estiven , siga demostrando por características y destrezas deportivas individuales, que puede llegar a ser una gran figura del fútbol  Colombiano, gracias al apoyo y visión de un  uniformado de  la Policía Nacional que sigue su labor en rescatar y mejorar  las  condiciones de  vida de muchos  jóvenes que por falta de  oportunidades suelen caer en el pandillismo  y los malos  hábitos.

12540864_488909084622130_8187057951237796029_n

Este joven Portejadeño tiene  hoy una nueva esperanza, un promisorio futuro  en  un club deportivo que le puede ofrecer una enseñanza futbolística de alto nivel con un equipo de profesionales altamente capacitados, en donde podrá consolidar  y desarrollar sus innatas  cualidades físicas con una formación técnico- táctica básica, lejos del mundo ruidoso y perverso en el que por cosas de  la vida y la sociedad les toca vivir  muchos de  sus vecinos de cuadra y barrio al oriente de esta población  Nortecaucana.

Diapositiva1

“Siento gran pasión por el fútbol, pero no se trata solo de fútbol. También me tengo que concentrar en poder  estudiar y aislarme sobre todo de la tentación de la violencia y los problemas que ella conlleva”  sostuvo el  menor quien fue acogido en Ibagué.

depor-fc

Se convierte esta  labor de un miembro de  la  Institución Policial en un ejemplo de  como  también se puede implementar  programas  e iniciativas  sociales  y comunitarias   con  el objetivo cambiar la mentalidad de jóvenes con conducta en riesgo, ofreciéndoles la oportunidad de integrarse a la convivencia  comunitaria como miembros activos y de bien, convenciéndolos que tienen una oportunidad en la sociedad sin incurrir a la violencia y la delincuencia.

Pese a que las  Pandillas juveniles se han convertido en un dolor de cabeza para  las  autoridades y la  ciudadanía,de otro lado tras intentar desmantelarlas, de igual manera se viene  proporcionando  técnicas y herramientas mediante talleres vivenciales, con el propósito de despertar su nivel de conciencia a través de dinámicas motivacionales, actividades deportivas, talleres de arte y de reinserción  social, espacios  lúdicos,testimonios, entre otros , brindando apoyo psicológico y emocional a los  infantes y jóvenes que hayan sufrido de abandono, maltrato físico y sexual.

Por: Gloria Inés  López  Horduhy