Para blindar acuerdo de paz, Congreso incluiría artículo constitucional

2a9d00cf2d09a7c2c6d8953b0328bfb5

Proponen artículo en la Constitución para blindar acuerdos de paz

La iniciativa del Gobierno y Farc deberá pasar por el Congreso. Se elevaría a acuerdo especial.

El jefe negociador del Gobierno en los diálogos de paz con las Farc, Humberto de la Calle, enfatizó que el acuerdo anunciado hoy en La Habana lo que busca es brindar seguridad jurídica al Acuerdo Final, asegurar su introducción en el ordenamiento jurídico del país y dar garantías de cumplimiento.

“Lo hemos conseguido aplicando procedimientos internos propios del Estado de Derecho y con herramientas internacionales. Un acuerdo de paz es un acuerdo político y requiere de medidas adicionales para darle solidez en el tiempo. Medidas que incluyen refrendación popular, que aún no ha sido pactada en La Habana”, explicó.

En este sentido, señaló que de lo que se trata es de construir una ruta compleja de formalización jurídica del Acuerdo Final, que se apoya en diferentes instancias internacionales para darle mayor solidez. “Una vez se firme ese Acuerdo Final, tendrá categoría especial, lo cual quiere decir que tanto el Gobierno y las Farc comparten la idea crucial: la mejor forma de garantizar la vigencia de los derechos humanos es terminar la guerra”.

 151214214916_colombia_farc_acuerdo_victimas_624x351_getty_nocredit

Asimismo, enfatizó que un acuerdo especial no confiere ningún estatus jurídico especial a las partes, pues se requiere una ley del Congreso que apruebe el acuerdo final como ese acuerdo especial. “Como se trata de cumplir con el mandato constitucional, el acuerdo final ocupara un lugar privilegiado en el marco constitucional. Servirá como parámetro de constitucionalidad para el desarrollo de las normas de implementación de los acuerdos”.

Congresistas-y-Farc

De la Calle aseguró que el Gobierno garantiza que cumplirá con la palabra empeñada, utilizando el más alto nivel jurídico, dándole al acuerdo final la relevancia del fin de la guerra. “Se trata de un acuerdo equilibrado, que brinda seguridad jurídica, algo que conviene a todos: a las Farc, al Gobierno, a las víctimas, y a la vez se utilizan los mecanismos internos que impone el Estado de Derecho”.

Por último, enfatizó que lo anunciado implica un paso más en la consolidación de las conversaciones de La Habana, al tiempo que aclaró que el Gobierno mantiene la promesa de que la última palabra la tendrá el pueblo: “Habrá un mecanismo que garantice que los colombianos tomen sus decisiones en conciencia sobre lo pactado”.

Y concluyó: “Anunciamos además que seguimos trabajando en las fórmulas para convenir el cese del fuego bilateral, la dejación de armas y las zonas de ubicación transitoria de la guerrilla”.