Hoy, en el Senado gran debate al escándalo Reficar

56b3b8a1f3e35

Este martes en el Senado se llevará a cabo un debate sobre los sobrecostos de la modernización de la Refinería de Cartagena, equivalentes a tres reformas tributarias.

Este martes en el Senado de la República se llevará a cabo el debate sobre lo que los liberales han denominado “el escándalo del siglo”. Se trata de los sobrecostos por casi $4.000 millones en la modernización de la Refinería de Cartagena, Reficar.

Justo un día después de que la Contraloría General de República advirtió que Reficar y el contratista CB&I no le están entregando información oportunamente a ese ente de control, los parlamentarios se dan cita para hablar de la “falta de planeación” del “proyecto industrial más grande emprendido en Colombia”, según Horacio Serpa, codirector del Partido Liberal, que está liderando el debate.

La colectividad, a través de un comunicado, señaló los errores tanto en el gobierno de Álvaro Uribe como en el de Juan Manuel Santos. Durante el primero, dice, “se hizo una contratación a todas luces inadecuada e improvisada. Se le otorgó el manejo de un proyecto de US$3.900 millones a una empresa sin experiencia en la construcción de refinerías, se aceptó su salida, se le pagaron casi US$600 millones y se hizo el giro a un paraíso fiscal”.

 

Además, agrega el comunicado, “se aceptó, sin chistar, un contrato de reembolso, con otra empresa que tampoco sabía de estos menesteres. Y, por si esto fuera poco, según la Contraloría, el contrato nunca tuvo interventor y el presidente del proyecto de modernización de la Refinería tenía la potestad de realizar contratos directos hasta por US$5 millones”.

Este lunes la Contraloría precisamente advirtió que en desarrollo de la Actuación Especial que adelanta el organismo de control a la Refinería de Cartagena está registrando problemas en el suministro de información de parte de Reficar y CB&I en el marco de la investigación de los sobrecostos por $4.000 millones.

image_content_22604902_20150122173454

Durante la administración Santos, según Serpa, “muchas voces en los medios de comunicación especializados, congresistas, la Contraloría e incluso alguno de los ministros, advirtieron sobre el desgreño que se estaba viviendo en Reficar y no hubo actuaciones contundentes. Todo siguió igual o peor. Lo importante era terminar la obra a cualquier precio e inaugurarla. Así sucedió”.

La reapertura de Reficar se dio en octubre de 2015, cuando el presidente Santos aseguró que ésta aportaría 0,6% al crecimiento del PIB colombiano. Efectivamente, la puesta en marcha de la refinería se ha hecho evidente en alguna medida en los resultados de la industria. En marzo, por ejemplo, el Dane aseguró que el crecimiento en 26,6% que había registrado la refinación de petróleo en el primer mes del año se debió a Reficar.

No obstante, dicen los liberales, “el actual ministro de Hacienda de Colombia, quien fue miembro de la junta directiva de Ecopetrol, reconoció que las fallas se dieron por la contratación de Glencore y Chicago Bridge and Iron Company (CB&I) y por la ausencia de planeación del proyecto de Reficar. La pregunta obvia que surge, por qué no se pronunció oportunamente sobre estas irregularidades, con lo cual hubiera contribuido a evitar que el país perdiera semejante cantidad de dinero, que representa alrededor de tres reformas tributarias”.

Presidente-del-Senado

El Partido Liberal hizo un llamado a la Contraloría, la Fiscalía y la Procuraduría para que pronto tomen cartas en el asunto, presentado, respectivamente, los resultados de las investigaciones fiscales, los hallazgos penales y los avances en las investigaciones a los funcionarios implicados.

“Se le reitera a la presidencia de Ecopetrol que responda cuál es el impacto financiero que tiene sobre la empresa la deuda contraída en el exterior para asegurar el financiamiento de Reficar y qué implicaciones se desprenden del hecho de que la rentabilidad de esta refinería hubiese caído del 24% en los cálculos iniciales a 4,3% en la realidad actual de la operación, y que el retorno de la inversión se calcule en 25 años”, concluye el pronunciamiento.