Destruyen 25 retroexcavadoras y maquinaria con la que secaron el Río Sambingo

Capturan-a-14-personas-por-minería-ilegal-en-el-río-Sambingo

En la segunda parte de la operación contra la red de minería ilegal que  secó el río Sambingo en el Macizo Colombiano al sur  del  Cauca, la Fuerza Pública irrumpió en las minas y destruyó 25 retroexcavadoras, una  draga, 15 motobombas, 5 clasificadoras y un entable, equipos que están avaluados aproximadamente en $6 mil millones.

Además, según el Ministerio de Defensa, fue hallado “un disco duro con una completa relación de personas responsables de la extracción ilegal de oro en esa región y los ingresos que generaba esta práctica criminal”.

En la primer operación, hace quince días, las autoridades habían capturado a 14 personas, entre ellas los tres dueños de las retroexcavadoras, y los administradores de los entables de extracción de oro, ubicados en las márgenes del río.

211015_mineria_ilegal_cauca_0

Y este martes, en un operativo del Ejército, la Policía, el CTI  y la Fiscalía se llegó al río Sambingo, en vereda Cajamarca, jurisdicción del municipio de Mercaderes, Cauca, para destruir la maquinaria con la que se extraía el oro.

2

“Este es un duro golpe a las finanzas del crimen organizado; aquí participaban de los ingresos de esta operación de minería ilegal, tanto el ELN como los más importantes grupos de crimen organizado”, manifestó el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas.

Es que, según la investigación, los mineros ilegales pagaban una ‘vacuna’ a miembros del ELN, según revelaron las interceptaciones.

En el operativo destruyeron 25 retroexcavadoras y otra maquinaria, en el municipio de Mercaderes.<br>Foto: Cortesía Fuerza Aérea Colombiana

En el operativo destruyeron 25 retroexcavadoras y otra maquinaria, en el municipio de Mercaderes.

En la operación también  se destruyeron 17 campamentos de minería ilegal. “En el último año afectaron el cauce del río Sambingo, secaron sus aguas y acabaron con una de las principales fuentes de la economía del Pacífico colombiano. De acuerdo con información de inteligencia aérea realizada durante 90 días previos a la operación, se pudo establecer que  extraían cerca de 4 kilos de oro semanal, generándoles aproximadamente $3 mil millones de ganancias mensualmente”, indicó el Ministerio de Defensa.

Se agregó que se acompañó a 1500 personas que trabajaban como barequeros a abandonar voluntariamente la zona. “Otras 535 se retiraron luego de unos acuerdos pactados con las alcaldías municipales. Además, 495 ‘cambuches’ se demolieron controladamente y ahora comienzan las acciones de recuperación ambiental”, se reveló.

Antes de la operación, en la zona, según las autoridades,  se calculaban más de 2500 personas dedicadas a barequear (extracción de oro manual).

En el video de la  Fuerza  Aérea se detalla el momento en que desde el aire son destruida las 25 retroexcavadors  y  el resto de  la maquinaria que se  utilizó  para  secar el río Sambingo en el  sur  del  Cauca.

“La  minería ilegal no solo secó el río Sambingo sino que afectó el municipio de Mercaderes por la llegada masiva de personas de otras regiones. Se aumentaron los delitos y se creó una economía falsa con el oro”, explicó una fuente de la Fiscalía.

 

Las capturas

El 7 de abril pasado se anunció la captura de 14 personas, entre ellas el tesorero y el extesorero de la Alcaldía de Iscuandé, Nariño, por presuntamente pertenecer a una red de minería ilegal.

Los exfuncionarios eran señalados de ser  presuntamente los líderes de la estructura criminal dedicada a la explotación ilícita de oro en el río Sambingo, en el Macizo Colombiano, entre los municipios de Mercaderes y Bolívar, Cauca.

Los otros detenidos son la contadora y esposa de uno de los jefes, el dueño del terreno donde funcionaba la mina, y varios proveedores de materiales y administradores de los entables. También un policía, adscrito al departamento del Cauca, quien, según las autoridades, le brindaba información a la estructura.

Dentro del personal capturado, al parecer se encuentran funcionarios y exfuncionarios públicos del municipio de Iscuandé, Nariño, quienes están sindicados de los delitos de daño ambiental,  explotación ilícita de yacimiento minero, tráfico de insumos y combustibles. Asimismo este personal está vinculado en el cobro de extorsiones a los propietarios de los terrenos de la región y comerciantes, además eran los encargados de tramitar los permisos para comprar o alquilar maquinaria y finalmente se les sindica de estar asociados con guerrilleros del ELN.

Según las autoridades, estas personas eran las encargadas de coordinar la explotación en este afluente en el Cauca, al extraer el mineral con retroexcavadoras.