De mas a menos, el Cali se dejó empatar de Racing

1044352_1060745237300114_2298144624515561247_n

De la alegría al llanto. Así se resume lo que fue la noche de este jueves del Deportivo Cali, que ganaba con comodidad, pero terminó empatando 2-2 ante Racing en Palmaseca, complicando seriamente sus aspiraciones para clasificar a los octavos de final de la Copa Libertadores de América.

El equipo tuvo un primer tiempo de ensueño, pero un complemento de pesadilla. Con el punto llega a dos unidades y sigue en el fondo del Grupo 3.

Los azucareros arrancaron bien el partido, con actitud, presión al rival y picante en el ataque. Por eso a los 9 minutos el Cali se fue arriba con un tanto de Andrés Felipe Roa, quien liquidó de derecha al arquero Sebastián Saja luego de una jugada de Hárold Preciado.

10430486_1060745163966788_7662454635010062892_n

Pero el gran inicio iba a continuar. Hárold Preciado a los 33 le hizo un gran pase al argentino Fabián Sambueza, quien no vaciló y de zurda puso el 2-0 para el los azucareros.

En ese momento el partido pintaba para goleada. Los argentinos no reaccionaban y el Cali generó posibilidades serias para aumentar el marcador, pero el portero Saja estuvo inmenso salvando a su equipo. Finalizando la inicial, el experimentado portero atajó un remate de tiro libre de Banguero y en esa misma jugada le ahogó al grito de gol a Preciado, quien remató de derecha tras el rebote.

El comienzo del fin

racingcaliafpt_1458268639

En el segundo tiempo las cosas iban a cambiar. Racing a los 60 aprovechó una falla entre Ernesto Hernández y Germán Mera —que se estorbaron al ir por un balón aéreo— y Leandro Grimi definió para poner el descuento.

Ese gol le dio oxígeno a la ‘Academia’, que con el ingreso de Gustavo Bou por Diego Milito empezó a complicar a un Cali que luego del gol en contra se volvió un mar de nervios.

Y a los 72, Racing, de tanto insistir, iba a lograr la paridad. El volante Óscar Romero, de gran segundo tiempo, recibió al balón luego de que Helibelton Palacios cerrara mal por su costado y le puso el balón a Lisandro López, quien demostró sus pergaminos de goleador y puso el 2-2.

Cali intentó reaccionar, pero el fútbol no volvió a aparecer. En los minutos finales Sambueza cobró un tiro libre con buena ubicación, pero de nuevo Saja se puso la capa de héroe y mandó la bola por encima.
Los azucareros se condenaron por no definir cuando pudieron y la meta trazada de clasificar a la siguiente ronda de la Copa se ve lejos, muy lejos.