Condenan a 10 años de cárcel a excongresista Luis Fernando Almario

La Corte Suprema lo declaró responsable de nexos con paramilitares.

89bae0d2ca45a12f23d97b33ecc06710

Luis Fernando Almario está hoy preso en La Picota, en Bogotá.

 La Corte Suprema de Justicia condenó a 10 años de prisión y al pago de una multa de más de 7.500 millones de pesos al ex congresistaCondenan a 10 años de cárcel a excongresista Luis Fernando Almario por los delitos de concierto para promover grupos armados al margen de la ley y constreñimiento al sufragante.

El caso se relaciona específicamente por sus nexos con parapolíticos. Según la Sala de Casación Penal, se probó la «alianza del ex representante a la Cámara con el Bloque Caquetá de las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá», así como con el Frente Sur Andaquíes del Bloque Central Bolívar.

Paramilitary troops of the Colombian United Self-Defense Forces (AUC) train 29 January, 2000, in the mountains near Catatumbo, northwest of Bogota. Clashes between the AUC and guerrilla forces have been reported in the Catatumbo region, considered one of the major coca producing areas of Colombia.  Foto tomada el 29 de Enero de 2000 de paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia, AUC, que operan en las montanas del Catatumbo, al noroeste de Bogota. Fuertes combates se han registrado las ultimas semanas entre las AUC y guerrilleros de las FARC y el ELN, por el control de la zona del Catatumbo, considerada una de las principales regiones productora de coca, el control de esta area permite a las diferentes facciones del conflicto colombiano de financiar sus actividades. AFP PHOTO/Carlos Garcia / AFP / CARLOS GARCIA

Esos nexos se dieron, según la Corte, cuando esos grupos ilegales hicieron presencia en la región del Caquetá, entre los años 2001 y 2006.

«De acuerdo con los hechos comprobados en el expediente, los exmilitantes de estos dos grupos de autodefensas convinieron con Almario Rojas promocionar dichas organizaciones como estructuras de poder que ejercían dominio en la zona, para lograr notoriedad como consecuencia de su expansión, someter a la población y ganar espacios sociales y políticos», dice la sentencia.

Según los magistrados, en el proceso se demostró que el político se asoció para delinquir y promover las Autodefensas, y recibió contraprestaciones de ese pacto. Todo esto se concertó en reuniones del excongresista con integrantes de los grupos paramilitares.

Esos pactos entre políticos y grupos al margen de la ley «configuraron maneras muy particulares de cooptación del Estado, con la finalidad de usar la función pública al servicio de la causa paramilitar y promover la acción del grupo ilegal».

Contra Almario Rojas aún queda pendiente otro proceso en la Corte Suprema de Justicia por su presunta relación con el asesinato de la familia Turbay Cote, de la que hacían parte sus principales opositores político en el Caquetá.

El crimen fue cometido por las Farc y presuntamente instigado por Almario.