Mujer en Valledupar presintió que su esposo la iba a asesinar y dejó un video

laura-marcela-deluquez-peinado_1457998455
Laura Marcela Deluquez Peinado, de 27 años de edad, fue asesinada el sábado pasado, 12 de marzo, en Valledupar. Estaba casada con Carlos Alfonso Mejía hace un año luego de 7 años de noviazgo. La mujer, manifiesta su madre, ya había expresado que sentía temor de su esposo por celoso y posesivo.
De acuerdo con lo que hasta ahora se ha conocido, el sábado anterior ella lo increpó porque el parecer él sostenía un amorío. La discusión subió de tono, al punto de insultarse y decir que la relación no iba más. Ella llamó a su madre, quien le recomendó que viajara a Bogotá, donde actualmente vive.
Mientras empacaba sus cosas decidió grabar un video con su celular, hoy en poder de la Fiscalía, donde manifestaba el miedo que sentía por su marido, por sus actos posesivos, por los celos y siendo supuestamente él directo responsable de que las cosas estuvieran mal. Ese mismo sábado que grabó el video, su esposo llegó a la casa a las 9:30 de la noche y le disparó.
mujer-muerta

Algunos familiares de Laura Marcela De Lúquez Peinado, aseguraron que su matrimonio fue muy prematuro, que con apenas 25 años y recién graduada de Administración de Empresas debió continuar creciendo profesionalmente antes de pensar en formar un hogar.

Aunque por otro lado los parientes que eran más cercanos a ella, manifestaron que Laura Marcela era una mujer entregada al amor y que se había enamorado de Carlos Alfonso Mejía Ortega, con quien llevaba siete años de noviazgo y por eso decidió casarse en febrero de 2014. El sábado anterior ocurrió un hecho inexplicable y que viene siendo debatida en la sociedad: Laura fue asesinada y las autoridades señalan a su esposo como el presunto homicida.

Una vez se casaron por lo civil, la pareja se mudó a una residencia ubicada en la calle 54 número 31-107 en el barrio Don Carmelo, año y siete meses después tuvieron un bebé que hoy queda sin su madre luego de que supuestamente el hombre de 29 años la asesinara de un disparo que ingresó por su espalda y le afectó el pulmón.

El caso tomó por sorpresa a los vecinos del sector, quienes a las 11:30 de la noche del sábado salieron a ver lo que sucedía tras escuchar la detonación de un arma de fuego y los gritos de lamentos de un hombre dentro de la casa.

Alfonso Mejía, quien había trabajado como paramédico, tomó a su esposa y la llevó al centro asistencial donde había trabajado para que la atendieran. Ella murió y él emprendió la fuga. Tras los hechos, registrados en su casa del barrio Don Carmelo, las autoridades han empredido su búsqueda.
Este lunes se adelantó un plantón en Valledupar para rechazar el crimen. Las imágenes