Asesinan a Luis Alfredo Caicedo, revisor fiscal de Cafesalud

IMAGEN-16531733-2

El misterioso homicidio del socio del exfiscal Alfonso Valdivieso se registró en las horas de la madrugada en un conjunto de apartamentos, ubicado en el centro de Bogotá.

El contador Luis Alfredo Caicedo, socio y fundador de la compañía de auditoría Baker Tilly, y revisor fiscal de Cafesalud, fue asesinado en la mañana de este martes en Bogotá.

Su cuerpo fue encontrado sin vida hacia las 6:00a.m. por la empleada doméstica y presentaba signos de violencia. Según testigos en la escena del crimen, Caicedo fue arrastrado por el apartamento, luego recibió dos heridas con arma blanca, y su cuerpo fue encontrado en la jacuzzi con las manos atadas.

El profesional ultimado era contador público de la Universidad Santo Tomás de Bogotá, especialista en auditoría financiera, administrativa y de gestión de Price Waterhouse Coopers. Además, tenía una especialización en gerencia en servicios de salud y un diplomado en auditoría para la calidad en salud, de la Universidad Sergio Arboleda.

Con más de 30 años de experiencia en el sector, prestó sus servicios a empresas en diferentes campos como la banca, petróleo y gas, transporte, salud y manufactura. Era vicepresidente del Instituto Nacional de Contadores Públicos de Colombia y expresidente del Consejo Técnico de la Contaduría Pública. Así como consultor y docente de las universidades Santo Tomás, Externado de Colombia, de Medellín y la EAFIT, en Medellín. Se vinculó desde hace 20 años con Baker Tilly, donde era socio director para Colombia y socio de desarrollo de negocios a nivel latinoamericano. En esta empresa vinculó como asociado al exfiscal Alfonso Valdivieso Sarmiento, entre otros socios.

Luis Afredo Caicedo también fue miembro de la junta directiva del club de fútbol Los Millonarios, cuando su presidente era Felipe Gaitán.

En el conjunto residencial donde vivía Caicedo habitan también miembros de la Policía Nacional. Se investigan los móviles del crimen y la primera hipótesis que surge es por motivos económicos.

Uno de los socios del empresario asesinado señaló que no se conocía de enemigos y que Caicedo fue: «un empresario maravilloso y un ser humano especial».