En Puerto Tejada realizan encuentro comunitario  para la defensa de los ríos

12742060_1110545102290170_5259185646401537035_n

Ante la amenaza latente de la evidente agonía de los ríos Guengüe, la Paila y El Palo, se realizó en Puerto Tejada este viernes 19 de febrero el primer encuentro comunitario con el fin de llamar la atención y asumir la defensa de estos  afluentes afectados por el inclemente fenómeno del niño y la  contaminación industrial y doméstica de los vertederos de la región.

Diapositiva1

La reunión que contó con la presencia del alcalde Tobías  Balanta Murillo planteó  una serie de propuestas e  iniciativas que buscaría conjuntamente con la  comunidad, las empresas de la región y las  autoridades locales  y ambientales, unir  esfuerzos para mitigar los efectos devastadores de los que fue en otrora los mayores  patrimonios  naturales y que le dieron vida  a la dinámica productiva y económica de la zona e hizo parte de su propia historia.

Los líderes  cívicos y comunitarios expresaron su preocupación  por lo que se considera  un verdadero “ecocidio”  de estas corrientes  hídricas afluentes finales entre sí  del río el Cauca y por ello pidieron salvarlos.

“Estamos ante el gran  compromiso de rescatar los ríos para dejárselos a las nuevas generaciones, que solo conocen estas cloacas y caños en los que han quedado”, es la filosofía con la que el docente  Alberto  Castrillón  Collazos  se ha comprometido a trabajar para  rescatarlos.

RIO LA PAILA LAS GRADITAS

“La contaminación se genera en los procesos agrícolas inapropiados, en los municipios que vierten sus aguas residuales  y en el sector industrial indiscriminadamente. Además, los ríos se están secando debido a la deforestación, que genera escorrentía de sedimentos hacia los cuerpos de aguas”, explicó, Gerónimo Rodríguez  experto agrícola y ambientalista.

Loa asistentes a este llamado para intentar  rescatar los ríos que bañan a  Puerto Tejada advirtieron  igualmente que los procesos degradantes  de contaminación y explotación de los  materiales de  sus lechos  han generado  que pierdan profundidad y se  ocasione una  notable turbiedad en el agua y menos luminosidad en los ríos, convirtiéndolos en caños de pozos estancados.

Por otro lado,  se reconoció la pérdida  constante de la fauna  y flora que algún día  tuvieron  y fueron fuentes recreativas para el baño y navegación de sus  habitantes.

Se espera que ante este llamado para salvar los ríos que  bordean a  Puerto Tejada se crea una mayor conciencia en la comunidad y  autoridades para asumir pronto medidas inaplazables para afrontar las graves secuelas que se originan en época de sequía severa como la que se está viviendo.

EL RIO PALO

Prevenir la contaminación de estos ríos es algo que debería haberse empezado a hacer hace ya mucho tiempo. Porque es vergonzoso el estado en que se encuentra por el ejemplo,el río El Palo a su paso  por  Puerto Tejada.

En esta  población  aún  existen  personas mayores suelen contar a sus hijos y nietos cómo cuando eran jóvenes se bañaban en  los ríos Guengüe, La Paila y El Palo  y cómo desde Juanchito en Cali  subía  vapores que traían y llevan productos dinamizando la economía de entonces.

Pero hoy en día podríamos enfermarnos con sólo pensar en sumergirnos en ciertas aguas que en el siglo pasado eran fuente de placer, salud y recreo para todos y que siempre entendieron el por qué al  “Puerto”  le llamaban  Puerto Tejada.

Una de las conclusiones iniciales de este encuentro comunitario para llamar la atención de la suerte de los ríos es  que   en realidad son muchas las cosas que se pueden hacer para prevenir la contaminación en los mismos , lo extraño es que todavía no se pongan en práctica en muchísimos casos.

“Algo que podemos hacer cada uno de nosotros es denunciar cualquier situación que genere contaminación, no hacernos los  de  la vista gorda ante los insensatos que contaminan el agua de todos, hay que denunciar una y otra vez estas atrocidades”, comentó el mandatario local Tobías Balanta Murillo quien pidió de la CRC un mayor trabajo en la vigilancia en las extracción de aguas y los impactos ambientales que han dado con el traste de esta cuenca hidrográfica.