«Corrupción, gran mal guajiro”, insiste obispo Salah en misa de la ‘Vieja Mello’

Héctor Palacio

Monseñor Héctor Salah, Obispo de Riohacha da la hostia a Rigoberta Menchú, Premio Nobel de Paz.

El religioso,  se refirió a la muerte de niños desnutridos y al robo de dineros públicos. Le piden dar nombres de quienes le exigieron comisión.

La de ayer fue una homilía diferente en nombre de la Virgen de Los Remedios, o la ‘Vieja Mello’ como la conocen los guajiros, en la que monseñor Héctor Salah Zuleta, obispo de la Diócesis de Riohacha, reiteró, como lo había dicho , que la corrupción es  la principal  calamidad que tiene la guajira, que vive una crisis humanitarias con decenas de niños que han muerto por desnutrición.

1454435854_182240_1454435931_noticia_normal

“Antes que la sequía, que el desempleo o la delincuencia, la corrupción es el principal mal que aqueja al Departamento”, aseguró el religioso ante las autoridades guajiras, como la gobernadora Oneida Pinto y el alcalde de Riohacha Fabio Velásquez, dirigentes nacionales, como el ex presidente Álvaro Uribe y la exsenadora Piedad Córdoba, y la Premio Nobel guatemalteca Rigoberta Menchú.

Salah enfatizó que, además de corregir el camino y trabajar con honestidad, los corruptos deben resarcir el daño hecho, porque “solo así en esta región habrá justicia social y transparencia”.

“Debemos educar a nuestros niños y niñas para que cambien el chip y no le hagas a nadie lo que no quieres que te hagan a ti”, fueron algunas de las reflexiones que escucharon los asistentes.

La exsenadora Córdoba; la Nobel Menchú; la gobernadora Pinto y el alcalde Velásquez, en la homilía.

El obispo aclaró que “no toda” la clase política de La Guajira es corrupta y destacó a dirigentes como Amylkar Acosta, presidente de la Federación Nacional de Departamentos; al presidente de la Cámara de Representantes, Alfredo Deluque; a la magistrada el Consejo Nacional Electoral, Yolima Carrillo, y al antropólogo wayuu Weildler Guerra Curvelo.

El fin de semana, monseñor  había revelado que funcionarios corruptos le pidieron el pago de comisiones a cambio de que la Diócesis siguiera con el manejo de la educación pública en el Departamento.

“Llegamos a atender 40 mil niños con contratos transparentes. Por eso cuando personas de muy alto nivel anunciaron que el contrato de la educación era para la Diócesis, pero que había que dar parte del valor de los contratos, se estrellaron con nosotros”, dio a conocer el obispo.

Añadió que la propuesta se la hicieron de manera directa. “Del Gobernador para abajo, en presencia y con testigos. Uno de esos puso el dato exacto y la fecha de pago. Además, hubo un cuatrienio en el que con la Iglesia se querían llevar muchísimo dinero y les dije: cómo se le ocurre que va a robar con plata de los niños”.

Previo a la celebración del día de la Virgen de los Remedios, el obispo llamó “circo político” el desfile masivo de dirigentes del país y criticó que se dan cita en este acto litúrgico previo a parrandas vallenatas bañadas con Old Parr.

Ante las palabras de monseñor, el exgobernador José María Ballesteros dijo que “debería precisar quiénes fueron esas personas que le pidieron dinero”. El presidente de la Cámara de Representantes, Alfredo Deluque, dijo que le parece importante el aporte del obispo, pero que el tema de la corrupción se da también en otras partes del país.

Igualmente se pronunció el representante a la Cámara Antenor Durán, quien opinó que el obispo debería hacer público los nombres de los gobernantes y políticos que “hacen de esta actividad una sucia manera de subsistir”, y de los que trataron de sobornarlo.