“La venta de Isagen no tiene reversa”: Santos

image_content_23188245_20150414002301

Luego de dos años y medio está a punto de concretarse la enajenación de la propiedad de la Nación. Argumentos a favor y en contra gravitan sobre la subasta del próximo miércoles.

 

El mandatario de  los Colombianos ha dicho que la venta de Isagen “Ya no tiene reversa y va servir para salir de unos activos para dinamizar otros como son las vías que traerán progreso para las regiones”.

Cardenas_2

Mauricio Cárdenas, Ministro de Hacienda ha sostenido  que  “Isagen le ha venido dando dividendos al Gobierno por 200 mil millones de pesos al año. La energía eléctrica en Colombia es un mercado eminentemente privado, esto no es pasar de un modelo público a uno privado. Hoy el país tiene un reto, que es la construcción de la infraestructura de transporte. Aquí lo estratégico es transformar unos activos invertidos en el sector eléctrico para invertirlos en vías”.

A las nueve de la mañana del próximo miércoles, por tardar, se sabrá si el control operativo y accionario de Isagén quedará en manos de la generadora de energía chilena Colbún o del fondo de inversiones canadiense Brookfield Asset Management (BAM).

x441906_221213_1.jpg.pagespeed.ic.w-EbnBAqTY

Y hasta el martes, los opositores de la privatización del 57,61 por ciento de la Nación en la generadora que atiende un 20 por ciento de la demanda de energía del país, insistirán con tutelas suspender el dilatado proceso de enajenación que comenzó el gobierno Santos el 31 de julio de 2013.

Incluso, algunos guardan la exigua posibilidad de que el Consejo de Estado se pronuncie por las demandas pendientes de fallo, mientras otros harán plantones, como el que se realizará este martes en Medellín a las 4:30 p.m. en el Parque de las Luces, al frente de La Alpujarra.

ca343902b9b24bf8b78863e2a49a931a

Entre tanto, la enajenación dividió opiniones entre congresistas; el Comité por la Defensa de Isagén emprendió una tutelatón  con la Senadora Liberal  Viviane Morales que hasta hoy no ha dado resultados; y altos funcionarios salieron a medios a mostrar las bondades de la venta del 57,61 por ciento de la Nación y por la que se esperan no menos de 6,48 billones de pesos, unos 1.984,5 millones de dólares al cambio vigente.

La Contraloría General de la República (CGR) también salió al ruedo del debate respondiendo al senador Jorge Robledo, que no tiene las facultades para activar una vigilancia fiscal del proceso de enajenación.

De paso, el ente de control planteó la posibilidad de que la privatización del control accionario pueda afectar la estructura tarifaria del sector eléctrico y la dependencia de compañías particulares para expandir la oferta energética del país.

“La evidencia empírica ha demostrado que las empresas con participación estatal son mayoritariamente las emprendedoras de grandes proyectos, con un importante nivel de cumplimiento en su construcción”, señala el informe de la Contraloría.

En ese escenario, los indicadores de una venta cuyos dineros, asegura el Gobierno, serán para complementar la financiación de concesionarios que construirán vías de cuarta generación (4G) y el perfil de las dos empresas foráneas que esperan anexar a sus portafolios a Isagén.