30 Años después Colombia no olvida la tragedia de Armero

Este artículo del periodista y escritor Gerney Ríos González publicado en la Revista Magazín Al Día, el 2 de septiembre de 1984 y reproducido en su momento por diferentes medios de comunicación, fue premonitorio en su momento de lo que sucedería en Armero y se basó en los estudios sismográficos adelantados por expertos en el Volcán del Ruiz.

 Omaira es símbolo de la tragedia en Armero. La niña a pesar del intenso rescate perdió la vida.

 

El Gobierno fue alertado del peligro de una erupción del Volcán Nevado del Ruiz y nadie lo tomó en serio. Resultado: Más de 30 mil muertos y varios poblados sepultados por la avalancha. Armero fue borrado del mapa.El 13 de noviembre se cumplen los 30 años de la tragedia.

 

 

 

 

97467d9b9483a87cd5e31a9ba7d2938d

 

 

 

18 Nov 1985, Armero, Colombia --- Devastation of the town of Armero, Colombia after the eruption of Nevado del Ruiz. The town of Armero was destroyed on November 13, 1985 in the second worst volcanic eruption in history. More than 23,000 people were killed in Armero when lahars (volcanic debris flows) swept down from the erupting Nevado del Ruiz volcano. --- Image by © Jacques Langevin/Sygma/Corbis

 

 

“Existen antecedentes recogidos por diferentes cronistas sobre la actividad volcánica del nevado del Ruíz, que cual “león semidormido” mira de vez en cuando hacia Manizales la capital de Caldas y las poblaciones que sestean al pie de sus laderas.

Los últimos pronósticos científicos señalan que el cráter Arenas se mantiene activo y que lanza de vez en cuando piroclastos, columnas de humo azufradas y en algunas poblaciones, se ha detectado la ceniza volcánica que igualmente afecta los cultivos y los pastos, alimento del ganado de leche y ceba de las vasta región de su influencia.

Si mal no estamos de memoria, el miércoles 19 de febrero de 1845, el Volcán Nevado del Ruíz explotó y los expertos en labores de salvamento calculan que mil personas, labriegos que se negaban a creer en la inminencia de una erupción y habitantes de los contornos de los Ríos Lagunilla y Azufrado y parte del Gualí, perecieron en la avalancha, generada en el deshielo de millones de toneladas métricas, agua que se mezcló con desechos y productos del volcán para causar la hecatombe. Este acontecimiento, pese a lo lejano en el tiempo, puede repetirse para dolor de Colombia. Ojala no suceda»!.

El volcán Nevado del Ruiz originó la tragedia.

«Este Nevado – Volcán, ofrece graves riesgos para la vida de la comarca. Son por lo menos siete o nueve poblaciones todas dedicadas a la agricultura y la ganadería las que se asientan en sus entornos, por la feracidad de sus tierras  y los altos rendimientos económicos de la producción. Dios quiera que lo peor no ocurra. Poca importancia se le da al Nevado del Ruíz, que parece un gran copo de nieve visto desde lejos y que alegra el gran paisaje caldense. El turismo al pie de sus estribaciones podría perjudicarse seriamente si se produjera la explosión del gigante en reposo.

En fin, todo sería ruinas en varios kilómetros a la redonda si tenemos en cuenta  la experiencia de las ciudades Pompeya y Herculano en el año 72 de nuestra era, sepultadas por el Volcán Vesubio, en su más catastrófica erupción con unos 30mil muertos, cuyas momias han sido encontradas en las excavaciones emprendidas en 1845, tétricos retratos de piedra con el horror marcado en sus rostros de espanto, calcinados por torrentes de lava hirviente que los convirtieron en recuerdos de ese pasado, cuando muchos nobles de la realeza romana que allí tenían sus fincas de veraneo, perecieron sepultados por los ríos calcinantes del liquido de la tierra, el magma derretido por las infernales temperaturas de su interior».

                                                      Vista aérea de Armero después de la avalancha.

 

«Y hay algo más y muy importante. Cieza de León, cronista que acompañó a los Conquistadores de nuestro territorio colombiano, dominadores del orgullo de nuestros antepasados los indígenas, auténticos americanos del Continente de Colón, fue testigo de excepción de una explosión del Volcán Nevado del Ruíz, en una época en la cual no se conocía la verdadera naturaleza de esta belleza del paisaje.

Tal hecho se produjo en 1595 y en sus crónicas este periodista nacido en Sevilla España, narró lo que vio, humaredas y un volcán en plena actividad al cual, con el transcurso de los años, no se le puso la debida atención para evitar desgracias en los moradores circunvecinos, como lo sucedido  en 1845 con el crecido saldo de muertos ya descrito, animales y casas destruidas al paso de la gigantesca avalancha de los ríos crecidos por el fenómeno de deshielo.

Dos advertencias históricas del peligro que ofrece el Volcán Nevado: Lo visto por Cieza de León y la tragedia del año referido. ¿No tomará el gobierno medidas especiales para evitar una desgracia de incalculables proporciones? ¿No son suficientes los pronósticos científicos sobre una presunta erupción del Volcán Nevado del Ruíz y lo registrado en 1595 y 1845, y otras importantes premoniciones y advertencias de lo que pueda acontecer? «

Colom130b8d08acolom130g

«Mi madre Elida González, quien reside en Armero, nacida allí, criada en el terruño amado, me ha contado compungida lo que sucede a diario con las noticias y las murmuraciones de las gentes acerca de una inminente erupción del Volcán Nevado. Me ha relatado, como la ceniza cae cual ligera bruma sobre la población, el aire es enrarecido por el azufre vomitado por el monstruo en kilométricas columnas de humo al infinito.

Ella, ciertamente teme que se produzca una explosión de imprevisibles consecuencias, y como conoce bien el Río Lagunilla me ha explicado que una avalancha podría sepultar a Armero y sus gentes. Teme por su vida, por la de 30 mil habitantes de la zona urbana y rural, aledaña a los ríos que circundan el municipio, y sabe que se han tomado algunas medidas de prevención, pero considera que no son suficientes».

El Papa Juan Pablo Segundo,  estuvo en Armero después de la tragedia oró y declaró campo santo la zona.

 

«Los habitantes se niegan a evacuar por miedo a perder sus heredades, sus pertenencias, que los vándalos lleguen y arrasen con todo, antes que lo haga la avalancha del Volcán, que irremisiblemente, se precipitara por el enorme cañón del Río Lagunilla, justo sobre Armero y sus habitantes. ¡Dios no lo permita!. Mi santa madre, abriga fundados temores y no es para menos. Los pronósticos de los vulcanólogos apuntan a una explosión, no se sabe cuando, pero ocurrirá; ¡El Volcán Nevado del Ruíz no ha cesado en su actividad ígnea nunca! «

tragedia-armero

 

«Todas las medidas precautelarías que se tomen para evitar una desgracia, habidos los antecedentes históricos, no sobran. El Gobierno está en la obligación perentoria de alertar a los pobladores de Armero sobre la inminencia de un desastre de vastas consecuencias. Como periodistas, estamos muy atentos a los comunicados de los vulcanólogos y a las recomendaciones que emitan para transmitirlas a los armeritas y poblaciones circundantes, con el fin de poner a salvo sus vidas y bienes cuando, no lo quiera la desidia gubernamental, el volcán estalle con truenos de muerte por su gran cráter Arenas y quien sabe cuantos otros cráteres más»

El sitio donde Omaira Sánchez está sepultada se ha convertido en un sitio de  peregrinación . Algunos visitantes dan testimonio de milagros.

 

El presidente Belisario Betancurt, su ministro de minas Iván Duque y el gobernador del Departamento del Tolima Eduardo Álzate García, experto en reuniones sociales, están anunciados de lo que pueda ocurrir. No hay que olvidar que gobierno avisado, no soporta catástrofe y ¡cuidado con aquellos expertos en explotar el dolor humano, para llenar sus alforjas!”.

 

 

 

 

 

Por : Gerney Ríos González