Ramón Jesurum asume la presidencia de la Federación Colombiana de Fútbol

 

ramon-jesurun

La Federación Colombiana de fútbol aceptó la renuncia de Luis Bedoya y designó a Ramón Jesurum, Vicepresidente del Comité Ejecutivo y representante de la Dimayor, en calidad de Presidente encargado de la entidad.

El barranquillero continuará en cabeza de ambas entidades y tendrá la responsabilidad de mantener los resultados logrados por Bedoya durante su gestión.

El cambio se hace de conformidad con el artículo 44 de los Estatutos de la FCF y se señala que el reemplazo se realizará para el periodo actual.

La división mayor del fútbol colombiano manifestó, a través de su página web, que Ramón Jesurum reemplazará a Luis Bedoya, quien renunció a su cargo en la Federación Colombiana de Fútbol.

Además, comunicó que Jesurum, presidente de la Dimayor, continuará al frente de ambas entidades.

«El Comité Ejecutivo de la Federación Colombiana de Fútbol, atendiendo la renuncia de carácter irrevocable por parte de su presidente, Luis Bedoya Giraldo y lamentando dicha decisión, ha tomado la determinación de aceptarla.

De conformidad con el artículo 44 de los Estatutos de la FCF, el doctor Ramón Jesurun Franco, en su calidad de vicepresidente del Comité Ejecutivo y representante de la división profesional, asume su reemplazo.

Bogotá, Diciembre 04 de 2009. Ramón Jessurum, presidente de la Dimayor. Foto Claudia Rubio/CEET.

 

Por qué es tan poderoso Jesurum? Como presidente de la División Mayor del Fútbol Colombiano define importantes negocios en el sector, como el patrocinio y los derechos de televisión. El deporte mueve masas y millones de pesos.

 

¿Qué opinan de él sus enemigos? La transmisión del fútbol nacional es la mayor polémica. En ese negocio le importó más la oferta económica, que el interés de prestar un servicio a los millones de hinchas del fútbol.

 

¿Qué opinan de él sus amigos? Se destaca su formación de administrador. Ha sabido llevar a buen término las oportunidades de negocio que se le presentan. Practica el baloncesto y aunque es un barranquillero melómano, detesta el reggaetón y el vallenato.