Capturan a Alexánder Urrego, quien protagonizó espectacular fuga de una clínica

alexander_urrego_2

Agentes de la Sijin de Bogotá realizaron la captura.

Según confirmaron las autoridades, en desarrollo de un operativo liderado por agentes de la Sijin de Bogotá y el Inpec, se habría logrado la recaptura del interno Alexánder Urrego, quien se fugó el pasado 17 de septiembre, cuando se encontraba en un centro médico al sur de Bogotá.

alexander_urrego_09-11-2015_007

Urrego fue condenado en tres oportunidades. La primera, a 13 años en 2001 por homicidio agravado; la segunda, en 2002, por hurto calificado y porte ilegal de armas, y la tercera, que se encuentra en segunda instancia a la espera del fallo del Tribunal Superior de Bogotá y por la que, fue condenado a 47 años por tentativa de homicidio, porte ilegal de armas y hurto calificado.

El miércoles, la Policía confirmó la captura de Julio Roberto Alarcón Ramírez, alias ‘El Mecánico’, quien según las autoridades habría recibido entre 600 y 700 millones de pesos por planear y ejecutar el cinematográfico rescate de Urrego.

 

 El comandante de la Policía Metropolitana, general Édgar Sánchez, explicó que Alarcón Ramírez había mantenido conversaciones con Urrego mientras se encontraba en la cárcel, coordinó y planeó la fuga y consiguió las armas, vehículos y personas que estuvieron implicadas en los hechos.

En los operativos que adelantaron las autoridades para dar con el paradero de Alexánder Urrego, también fueron capturadas cuatro personas, que se declararon inocentes y que tiempo después fueron dejadas en libertad.

Según los sindicados, no tuvieron nada que ver con los hechos, porque tan sólo se encontraban en un taller al cual fueron a parar la camioneta blanca y las armas utilizadas en el rescate.

alexander-urrego-la-fm_1379518376_1379559730

Por Urrego las  autoridades  policivas  ofrecían  30 millones de pesos como recompensa para quienes facilitaran su captura.

“Qué Dios bendiga a la persona que me denunció”, dijo este martes Javier  Urrego, quien fue recapturado el pasado fin de semana en el Puente Aéreo de Bogotá, cuando intentaba tomar un vuelo hacia Pasto (Nariño), a las 2:30 p. m.

Urrego venía siendo buscado desde hacía dos años, luego de escapar rodeado de un grupo de hombres fuertemente armados, que a sangre y fuego se lo llevaron, aún esposado, con rumbo desconocido.

 Tras su recaptura se conocieron nuevos detalles que han derivado en otras investigaciones. Una de estas es por el caso de la  cédula de ciudadanía falsa con la que urrego logró conseguir un pasaporte y la misma que usó para salir unas ocho veces del país.

Las características de este documento no despertaban en las autoridades ningún tipo de sospecha debido a que es original.

“Es decir, tenía los hologramas, información preimpresa, fondo de seguridad antifotográfico y el código de barras bidimensional que traen las cédulas expedidas por la Registraduría. Tenía una foto diferente únicamente, la del portador”, reveló una fuente de la Sijín, que lleva el caso.

Además, hubo otra declaración que puso en alerta a los investigadores: Javier Aléxander Urrego reveló que habría pagado unos 15 millones de pesos a tramitadores para obtener la cédula con otra identidad.

Ahora, el ojo de la justicia está dirigido hacia las personas que cobraron el dinero y lograron la impresión del documento.

Durante estos dos años, Urrego estuvo viviendo en el suroccidente de Bogotá con su compañera sentimental y dos hijas. En ese sector pasaba inadvertido como un padre de familia normal.

 

A pesar de sus vínculos con el narcotráfico –que le generaban jugosos ingresos–, de ser el jefe de una banda de apartamenteros, de liderar un comando armado, al que se le responsabiliza de varios asaltos, entre estos a algunos moteles donde despojaron a parejas de sus objetos de valor. Su apariencia y modo de vida eran de muy bajo perfil, para no despertar sospechas.

El domingo de la recaptura, en una sala de espera, llevaba entre los bolsillos 80.000 pesos.

Uno de sus asaltos

La primera vez que las autoridades capturaron a Urrego fue el primero de septiembre de 2011, cuando el comando armado de este hombre ingresó a una vivienda del barrio Ciudad Montes, en el sur de la capital. Allí amordazaron a un par de adultos mayores.

Sin embargo, la llegada de varios policías del grupo Contratracos de la Sijín originó una balacera. Los de Urrego recibieron a los policías a tiros. Ese día, en medio del cruce de disparos murió el teniente de la Policía Mario Gamboa Murcia.

Disgregados por todo el barrio, los investigadores de la Sijín y el CTI de la Fiscalía hallaron fusiles, ametralladoras y pistolas 9 milímetros.

En el lugar fueron capturadas cuatro personas: Nelson Galindo Cano, Pablo Gómez Sánchez, Francisco Ruiz García y Javier Alexánder Urrego. Dos de los asaltantes resultaron heridos. La audiencia de legalización de captura se desarrolló en la UCI del hospital La Victoria. Luego, un juez los condenó a 47 años de prisión por los delitos de tentativa de homicidio, concierto para delinquir, hurto y porte ilegal de armas.

En la misma audiencia pública, el Juzgado Noveno Especializado del Circuito de Bogotá los eximió del homicidio del teniente Gamboa. La representante de la Fiscalía en ese entonces argumentó que “surgía una duda razonable sobre la posible responsabilidad de que alguno de los detenidos hubiese disparado el arma que mató al oficial”.

Los llevaron a la Penitenciaría La Picota, desde donde se fugó Urrego Guerrero dos años después. El pasado lunes, tras su recaptura, se supo que el abatido Martín Farfán Díaz, alias Pijarbey y narcotraficante de los Llanos, pagó 1.000 millones pesos por su rescate.

En la Picota murió la semana pasada uno de los integrantes de la banda de Urrego; según el Inpec, sufrió un infarto.

Pagarán recompensa

Tres informantes fueron quienes suministraron las pistas que llevaron a los hombres de la Sijín Bogotá a ubicar a Urrego Guerrero. Atraídos por la recompensa que las autoridades habían ofrecido a quien lo delatara de 30 millones de pesos, estas personas se animaron a decir en qué vuelo tenía reserva, qué tipo de camiseta, chaqueta y gafas llevaba puestas y hasta lo de su melena de futbolista.