“A Esnéider le apasionaba el fútbol”: padre de patrullero barranquillero que murió en Bogotá

padre_patrullero

 

En el interior de una humilde vivienda del barrio Rebolo, al suroriente de Barranquilla, una familia llora la pérdida de un ser querido. Los sollozos, acompañados de palabras, erizan la piel de los presentes “¡Ay! Esnéider, ya no vendrás  a mamar gallo y a jugar fútbol con los tuyos”, dice una mujer aferrada a las ventanas de la vivienda.

Ella es Janeth Padilla, tía de Esnéider Antonio Padilla De las Salas, el patrullero de Rebolo adscrito a la Estación de Policía del municipio de Bosa, Bogotá, que el pasado jueves recibió un impacto de bala  que le produjo la muerte.

Los hechos se presentaron, según la Policía de Bogotá, cuando el uniformado intentaba disolver una riña que se produjo, al parecer por un celular, en un conjunto residencial de esa localidad.

La noticia de la tragedia ya la conocían todos en el barrio y la casa donde vivió y se crió el efectivo, ubicada en la carrera 29 con la calle 20, ayer en la mañana se robaba la vista de todos los que transitaban por el lugar.

CTOg9GpUAAAMnSW

Apasionado del fútbol

El agente, que el próximo 30 de noviembre cumpliría 27 años,  se formó como uniformado en la Escuela de Policía de Medellín. Contó su padre, Sergio Antonio Padilla, que no sabe en qué momento su hijo decidió ser policía, pues “siempre” mostró gran interés por el fútbol.

“A Esnéider le apasionaba el fútbol. Jugó durante varios años con la selección del Atlántico. Yo estaba convencido de que sería futbolista”, comentó el padre del patrullero, mientras hizo una  pausa para recibir el abrazo de condolencias de un allegado.

Las aptitudes futbilísticas lo llevó a la capital de la república para que hiciera parte del equipo de fútbol de la institución policial. Estando allí continuó alimentando su pasión por el deporte, al tiempo que lo alternaba con la profesión que decidió escoger. Tenía viviendo en Bogotá cinco años.

CTN17HeWUAApQxx

La triste noticia

Con la foto del menor de sus tres hijos en las manos, el progenitor del uniformado explicó que se enteró de lo sucedido por a una sobrina que reside en Bogotá. “No creíamos la noticia, luego lo vimos en televisión y fue muy doloroso. Tan solo el martes habíamos conversado,  estaba muy feliz porque en los próximos días su esposa dará a luz a su primera hija”.