Detenido exgobernador Álvaro Cruz por carrusel de contratación

gobernador

El líder político de Cundinamarca ya pasó su primera noche tras las rejas.

Agentes del CTI de la Fiscalía General capturaron en su domicilio en el norte de Bogotá al exgobernador de Cundinamarca, Álvaro Cruz Vargas. En las próximas horas será presentsdo ante un juez de comtrol de garantías para la audiencia de imputación de cargos y solicitud de medida de aseguramiento en centro carcelario.

El exmandatario departamental, quien renunció a su cargo para enfrentar el proceso penal, se encuentra actualmente en el búnker de la Fiscalía General. En los últimos meses, por medio de su defensa, estaba negociando un preacuerdo con el ente investigador en el que se comprometia a entregar el dinero que había entregado para garantizar la emtrega de un contrato.

Según la investigación de la Fiscalía General, Cruz Vargas habría ordenado el pago de 800 millones de pesos para que la Unidad de Mantenimiento Vial (UMV) para que se le entregara un contrato e reparcheo para la empresa en la que fungía como represenante legal. Una comisión directa de 250 millones de pesos, según manifestó Iván Hernández Daza, se la habría entregado personalmente el ahora procesado.

Al exgobernador le imputarán los cargos de cohecho, interés indebido en celebración de contratos y abuso de confianza. A mediados de agosto Cruz renunció a su cargo por la investigación que adelanta la Fiscalía en su contra.

Los líos del exgobernador se empezaron a conocer en 2013, gracias a los testimonios de algunos procesados por el caso de desfalco a Bogotá.

alvaro-cruz

A principio de 2015, Noticias Caracol develaron documentos que al parecer habrían sido firmados por Cruz como representante de la firma ICM Ingenieros para la compra de unos predios en Estados Unidos. Los cabos sueltos empezaron a atarse y así fue como el ente investigador conoció que ICM Ingenieros e Incoasfaltos conformaron la Unión Temporal Asfaltos 2009, la misma que recibió un contrato por valor de $24.000 millones para pavimentación y reparcheo de Bogotá en 2009.

Fue en ese escenario que Cruz terminó enredado, pues la Fiscalía tiene pruebas de que para la adjudicación de ese contrato se pagaron coimas por $800 millones a los concejales Andrés Camacho, Orlando Parada e Hipólito Moreno (ya condenados por el carrusel), y a Iván Hernández Daza, entonces director de la Unidad de Mantenimiento Vial de Bogotá (UMV), sentenciado tras aceptar cargos.