Caloto celebró su fiesta patronal en honor a la Niña María en su Natividad

 

11896148_10206617381168198_2654920596040218998_n

Como ha sido tradicional  la Confederada Ciudad de San Esteban de Caloto nuevamente  celebró con mucho fervor y dinamismo las fiestas patronales en honor a la Santísima Virgen en su advocación de la Niña María con ocasión de su Natividad.

Consumada la santa Eucaristía presidida  por Monseñor Iván Antonio Marín López, Arzobispo de  Popayán miles de feligreses y devotos venidos de pueblos y comunidades vecinas, se realizó una  solemne procesión por las principales calles de esta  población Nortecaucana en la cual la Niña María recibió todos las distinciones  en su honor con serenata de mariachis, Bandas Marciales y músicos que se confundieron  en medio los  vivas y aplausos de los asistentes.

12002287_10206617390368428_993175484275762406_n

La Nueva Segovia de San Esteban de Caloto es uno de los 42 municipios del departamento de Cauca que con mayor fervor católico y de devoción religiosa se profesa a la Santa Virgen María a la cual se encomiendan en plegaria de su infalible  intercesión y que agradecen tantos favores y bendiciones recibidas.

11143167_10206617417689111_6503455812859807314_n

En su homilía en el Templete del Parque  principal de Caloto  Monseñor Iván Antonio Marín López, Arzobispo de Popayán  expresó que “Acompañar a  la Niña María en su Natividad nos enseña que la verdadera devoción a la Santísima Virgen es interior. Es decir, procede del espíritu y del corazón, de la estima que se tiene de Ella, de la alta idea que nos hemos formado de sus grandezas y del amor que le tenemos”.

11896148_10206617402808739_7828850028064724991_n

El máximo Jerarca del clero caucano en esta fiesta en honor a la Niña María de Caloto sostuvo que “ La Niña María es tierna, vale decir, llena de confianza en la Santísima Virgen, como la confianza del niño en su querida madre. Esta devoción  aquí en el Norte del  Cauca hace que recurramos a la Santísima Virgen en todas nuestras necesidades materiales y espirituales con gran sencillez, confianza y ternura e imploremos la ayuda de su bondadosa Misión en todo tiempo, lugar y circunstancia: en las dudas, para que nos esclarezca; en los extravíos, para que nos  convierta al buen camino; en las tentaciones, para que nos  sostenga; en las debilidades, para que nos  fortalezca; en los desalientos; para que nos reanime; en los escrúpulos, para que nos libre de ellos; en las cruces, afanes y contratiempos de la vida, para que nos consuele, y finalmente, en todas las dificultades materiales y espirituales “

Finalmente Monseñor  Marín López dijo que “La verdadera devoción a la Santísima Virgen es santa. Es decir, te lleva a evitar el pecado e imitar las virtudes de la Santísima Virgen y, en particular, su humildad profunda, su fe viva, su obediencia ciega, su oración continua, su mortificación universal, su pureza divina, su caridad ardiente, su paciencia heroica, su dulzura angelical y su sabiduría divina.”.

12003907_10206617391448455_3203045008956451302_n

Las plegarias y visita al templo de la Niña María de Caloto son como “hitos que orientan el caminar de los hijos de Dios por este mundo hacia la casa del Padre”, nos explicó el padre Diocesano Héctor Holguín Vicario del Clero Nortecaucano .

Sin negar el sentido específico de los motivos particulares que tienen los devotos de esta advocación mariana, sostiene Monseñor Iván Antonio Marín López, arzobispo de Popayán, “La peregrinación a la Niña María de Caloto, posee un alma humana y cristiana. Cuando queda debilitada o desaparece esta alma, la peregrinación pierde su significado y su llamada a despertar o desperezar el espíritu, su capacidad fraternizadora de hombres y de pueblos. Sin alma el camino se hace inerte.”

11226172_10206617385408304_1790119711696384412_ngisela-martinez

El templo de la Niña María de Caloto ha sido querido por siempre y en todas sus celebraciones signos de amor a la madre Dios, su irrupción en la historia de esta región ha demostrado con los años que las personas devotas acuden con una disposición abierta al encuentro con Dios desde su sencillez, desde sus tradiciones y desde su formación cristiana.

11063958_10206617394608534_9108774197104812164_n12003237_10206617394248525_1064589857597575855_n

De esta forma, la romería por la Niña María de Caloto se convirtió este 8 de septiembre en una antena permanente de la Buena Nueva de nuestra salvación para muchas gentes que acuden a ella por diversas motivaciones y siempre con un alma religiosa y creyente.

Fotos: Gloria Inés López Horduhy – Periódico La Última.