Fue deportado, acude por un aviso que ofrece curso gratis de vigilante y le piden votos

La frustración de un desplazado que busca desesperado un empleo para el sostén de su familia, ahora en Barranquilla.

Luis Rago, deportado del vecino país de Venezuela, creyó que la oportunidad de su vida había llegado cuando vio un aviso que ofrecía cursos gratis para vigilante, pues siendo especializado tras prestar su servicio en la Infantería de Marina en este país, las cosas no le serían tan difícil.

Dice que luego de acudir a la dirección que le indicaba el aviso, le dijeron que se dirigiera a la sede de una fundación, ubicada en Soledad, pero que antes debía dejara su firma con los nombres y datos de personas que le aseguraran su voto.

“Yo fui a Combarranquilla de la 30 (caja de Compensación Familiar) y los de Educaribe (Fundación), unos afrodescendientes, me dijeron que me dirigiera a sus oficinas en la Urbanización Los Almendros (Soledad), pero que les relacionara los nombres de las personas que me pudieran dar sus votos. Pero yo aquí no conozco a nadie que me pueda colaborar con votos porque yo no conozco a casi nadie aquí”, dijo Luis.

El hombre enseñó una serie de formatos con el logo de la fundación y unos espacios para colocar nombres con datos básicos de personas.

Decepcionado, el hombre acudió a la sede de la Gobernación en busca de ayuda para él y su familia ante la Secretaría del Interior, y aprovechó para exponer su caso, que fue conocido por periodistas acreditados para cubrir la información de la Administración departamental.

Un funcionario de la Fundación, quien aseguró no ser el vocero oficial, dijo que la misma es privada, que no tiene relación alguna con el Estado y mucho menos está casada con colores o intereses políticos.

Rago espera ahora que se le presente una verdadera oportunidad laboral que le permita ganar el sustento para su familia, pues es consciente que ahora debe comenzar de cero.