Angelino, Armitage, “Chontico” … y el Petronio

photo

La administración de Jorge Iván Ospina le dejó a la de Rodrigo Guerrero un Plan Decenal de Cultura, y Guerrero le legará a su sucesor otro Plan para 2015-2025. Es decir, otro Plan Decenal que será ignorado. Lo mejor es, entonces, que el siguiente alcalde de Cali tome los insumos y haga su propio plan de cultura y lo ejecute en el marco del plan de desarrollo de la ciudad 2016-2019.

Se dirá que tal plan será ‘carreta’ si no se aumenta la participación de la Secretaría de Cultura y Turismo en el presupuesto total del municipio, que no ha pasado del 2.2% en las dos últimas administraciones, con corte a octubre de 2014. Pero esa es una visión de la política pública centrada en el monto de los recursos financieros, que menosprecia el diseño mismo de la política, por ejemplo.

Y algo de esto se verá en las respuestas de los ocho candidatos a la alcaldía de Cali a siete preguntas conjuntas del Diario del Petronio y el Noticiero 90 Minutos de Telepacífico. En especial, a estas dos:

i) ¿Puede usted asumir el compromiso de presentar al Concejo un proyecto de acuerdo para crear una corporación mixta que organice el Festival de Música del Pacífico Petronio Álvarez y aumente su financiación, como pasa con el Carnaval de Barranquilla?

ii) ¿Puede usted comprometerse a que su administración usará la Ley de Espectáculos Públicos, 1493 de 2011, para promover la construcción de escenarios que faciliten la consolidación de circuitos musicales, incluyendo los sonidos del Petronio, como propone el Mercado Musical del Pacífico?

Naturalmente, la política cultural de la ciudad abarca mucho más, pero estos interrogantes permiten perfilar la visión y el estilo a esperar del próximo alcalde. En el primer punto, la respuesta cómoda es decir que se mejorará lo que se ha venido haciendo. El Petronio es tan grande (400.000 personas, 5 días) que necesita una institución dedicada a organizarlo y a desarrollar su potencial, que sume esfuerzos públicos y privados, pero una corporación mixta es ceder poder y que algunos se molesten por elevar más el Petronio en la identidad de Cali.

Ceder poder porque se pide a los candidatos a la alcaldía que se comprometan a que tendrán asiento en la corporación mixta el Ministerio de Cultura, secretarías de cultura del Pacífico, sólidas instituciones privadas de la cultura y asociaciones de sectores participantes en el Festival. El Petronio cumplirá 20 años en 2016, y es obvio que el modelo de gestión debe cambiar, como mostraron expertos en la Prospectiva que coordinó la Fundación Color de Colombia de modo independiente.

Sobre el segundo punto, el gestor cultural y productor musical Cedric David lo pone en términos incisivos para algún complejo de la dirigencia de la ciudad: ¿por qué Medellín sí y Cali no puede aprovechar la Ley de Espectáculos Públicos? Cali está pasando a ser una ciudad mundial por buenos motivos, y eso debería reflejarse en el título del “Plan Decenal de Cultura”.

Por: Daniel Mera Villamizar

@DanielMeraV