«Es la hora de la Paz» Llamado del Episcopado a la insurgencia

La Conferencia Episcopal Colombiana, luego de varios días de deliberaciones y de reflexión espiritual, les pidió este viernes a las guerrillas de las Farc y del Eln “reflexionar sobre sus crueles acciones y a asumir su responsabilidad en las mismas”, al tiempo que llamó a la sociedad civil a “vencer la desesperanza y la apatía” sobre el proceso de paz.

Diapositiva1

Los obispos colombianos, reunidos en Medellín  a  la cabeza de el presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, Monseñor Luis Augusto Castro Quiroga , hicieron un duro cuestionamiento a las acciones de los insurgentes y aseguraron que estas “no solo han tenido consecuencias para la sociedad y el medioambiente, sino que han minado profundamente la confianza del pueblo colombiano en los diálogos y en la voluntad de los grupos armados al margen de la ley de buscar una salida negociada al conflicto”.

 

Aunque a través de su declaración oficial condenaron las acciones violentas de la guerrilla, se detuvieron más en la necesidad de la reconciliación, de recuperar la confianza en las negociaciones para conseguir la paz como fin último.

Los jerarcas de la Iglesia católica parecen recoger de la opinión pública una queja recurrente: “¿Cómo hacer creíbles los esfuerzos de paz que se desarrollan en La Habana ante tantas muestras de crueldad y violencia?”.

La Iglesia ha sido aliada histórica e incondicional en la búsqueda de una solución negociada con las guerrillas. De hecho, el embajador de Colombia en el Vaticano, Guillermo León Escobar, cree que esta oportunidad será “definitiva” en el logro de ese propósito.

Además de llamar la atención de las guerrillas, de la sociedad civil y del Estado, para no ceder en la búsqueda del fin del conflicto, los obispos dijeron que “es la hora de la paz”.

“En muchas ocasiones la Iglesia ha hecho una invitación a la paz; ahora la reitera con fuerza: ¡Es la hora de la paz! El diálogo, el perdón, la reconciliación y la justicia son el camino para la paz”,expresaron.

El llamado de la Iglesia católica a todos los actores a avanzar en la búsqueda de la paz se produce en lo que para algunos es el “peor momento” del proceso de La Habana, por los reiterados ataques a la infraestructura que afectan a la población, pero también el de mayor esperanza.

Con motivo de los hechos más recientes, los obispos colombianos parecen interpretar también la opinión de algunos sectores que creen que la declaratoria del cese unilateral de las Farc, por un mes, no es suficiente para recuperar la confianza de los colombianos. “Más allá del anuncio de un cese temporal de sus acciones violentas, el pueblo colombiano clama por un compromiso de las Farc y el Eln de un cese definitivo de hostilidades”, dijeron los jerarcas de la Iglesia católica en el país.