Detienen a dos militares sobrevivientes a la masacre en Buenos Aires, Cauca.

Militares-muertos-en-Buenos-Aires-cauca-2015-1

La Justicia Penal Militar investiga supuestas omisiones de los comandantes de la unidad militar que fue víctima de la emboscada de las Farc en la vereda La Esperanza de Buenos Aires, Cauca.

 

Los detenidos son un sargento y un cabo quienes habrían dado a sus superiores coordenadas diferentes al lugar donde se encontraban el día del ataque.

Los avances de la investigación permitirían pensar que los suboficiales no tomaron las medidas de protección, lo que habría facilitado el ataque de las Farc.

Hace un mes la Procuraduría Investiga a los dos detenidos y a otros siente militares por los mismos hechos.

Soldados muertos ataque farc cauca

En su momento el comandante del Ejército, Jaime Lasprilla, dijo que el ataque de las FARC fue “planeado, deliberado y premeditado, precisamente porque las tropas se encontraban realizando control militar de área”, igualmente dejó claro que siempre estuvo la institución al tanto para prestar apoyo a los militares en esa zona.

Sin embargo, con el paso de los días y en medio de  la indignación  nacional, el caso tomó un giro de 180 grados. La Procuraduría anunció una investigación contra dos oficiales y siete suboficiales por posibles irregularidades al interior del Ejército en el momento de socorrer a los uniformados en la zona.

En el documento de 10 páginas, la Sala Disciplinaria abrió investigación contra nueve miembros del Ejército pertenecientes a Fuerza de Tarea Apolo y asignados al municipio de Buenos Aires. Para el Ministerio Público, el mando militar pudo haber sido responsable por omisión.

 

image_content_23204205_20150415205436

“Presuntamente faltaron a la verdad en diversas oportunidades, entregaron información vital que no correspondía con la realidad o la ocultaron, incumplieron órdenes, instrucciones, recomendaciones e informes superiores y posiblemente desconocieron de manera ostensible varios de sus deberes previstos en sus manuales correspondientes”, dice el documento.

Para la Procuraduría, no se tuvieron en cuenta las mínimas normas de precaución en una zona roja como lo es el municipio de Buenos Aires. Al parecer, no tenían equipos nocturnos y no había en la zona un oficial que dirigiera las operaciones.

En la investigación «se busca aclarar si desplegaron todos los mecanismos de control y seguridad sobre la tropa que se encontraba en el área de operaciones y qué dispositivos emplearon para hacer seguimiento a la batalla y a sus órdenes con miras a evitar la indisciplina táctica”, señala la decisión.

 

 

5f39906bb62be0b968f7fde162acb8c6

 

Para la Procuraduría, la falta de comunicación entre los superiores y los militares que se encontraban en terreno “puso en peligro a la población civil de la vereda La Esperanza del municipio de Buenos Aires, probablemente pudieron influir de manera determinante para que se diera el ataque premeditado y violento en forma de avasallamiento del que fueron víctimas por parte de miembros de las FARC”, precisa el texto de la apertura de la investigación.

Dentro de las pruebas decretadas en el auto de apertura de investigación preliminar se destaca una memoria USB que es considerada la prueba ‘reina’ de la investigación, que está siendo analizada por los investigadores de la Procuraduría. Igualmente se ordenaron visitas a las sedes del Ejército y a la Fiscalía de Cauca para recaudar material probatorio.

150415-listado-atentado-farc-pan

Con esta investigación, el ente de control disciplinario deja abierto un gran interrogante respecto al despliegue del Ejército en sus operaciones y de las medidas adoptadas en relación con los soldados que se encuentran en zonas rojas.