Así fue el adiós de los policías muertos en Nariño

En ceremonias simultáneas se despidió al coronel Alfredo Ruiz y al patrullero Juan David Marmolejo.

En Bogotá y Cali se cumplieron este domingo las ceremonias en las que el país rindió homenaje al coronel Alfredo Ruiz Clavijo y al patrullero Juan David Marmolejo, muertos la tarde el viernes en la emboscada de las Farc a una patrulla de la Policía. Los hechos ocurrieron en zona rural de Córdoba, Nariño.

Al acto solemne en Bogotá asistió la cúpula de Policía y militar; así como el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo. La sentida ceremonia en Bogotá estuvo marcada por el sentimiento de dolor de la familia del oficial, que abogó por la paz en el país.

De manera brutal e insensata las Farc le están diciendo a los colombianos que no quieren la paz”, dijo el ministro Cristo.

El director de la Policía, el general Rodolfo Palomino, calificó la emboscada como un acto cobarde. Medicina Legal certificó que los dos uniformados recibieron tiros de gracia, luego de que el dictamen indicara que tenían impactos de bala propinados a una distancia menor de un metro.

Carlos Ortega/ CEET.

Los policías estaban adscritos al Distrito de Policía en Ipiales, y fueron atacados con explosivos, granadas y tiros de fusil cuando se desplazaban de Córdoba a Ipiales. La Policía y el Ejército conformaron una comisión especial que se desplegó por la zona. Desde la noche del viernes adelantan operaciones para dar con la captura de los responsables del atentado.

Asu vez, el Ministerio de Defensa ofreció 200 millones de pesos por información que permita la identificación y captura de los subversivos.

Familiares despidieron al patrullero Juan David Marmolejo

Por su parte, los familiares del patrullero Juan David Marmolejo criticaron el actual proceso de paz. «Todos los que faltan. Ese proceso es una farsa”, dijo en medio del dolor Doris García, la madre del patrullero de la Policía.

IMAGEN-15951176-2

Atrevidos, acabaron con el hijo de mi vida, me lo quitaron”, decía la mamá del patrullero de apenas 20 años, quien fue velado en su residencia del barrio San Luis, al oriente de Cali. Ella alegó en repetidas ocasiones que lo que más le dolió fue la forma en cómo destruyeron el rostro a su hijo.

El joven de 20 años fue sepultado con honores y fue acompañado de integrantes de la Policía en el Cementerio Metropolitano del Norte, en Cali, de donde era oriundo.

Su papá, Alfredo Marmolejo, contó que apenas terminó su bachillerato, Juan David dijo que estaba decidido a ingresar a la Policía, y quien nadie lo pudo disuadir de esa idea.