Florentino Pérez despide a Ancelotti

ancelotiti y florentino

Florentino Pérez, el presidente del Real Madrid, anunció este lunes la destitución del entrenador Carlo Ancelotti,  pero se negó a razonar su decisión. Tampoco ofreció el nombre del técnico que sustituirá al italiano, pero avisó que esto se comunicará la próxima semana.

“La junta ha decidido relevar a Carlo Ancelotti”, dijo el mandatario en una conferencia celebrada en el Bernabéu a última hora de la tarde. Florentino Pérez se mostró tenso. Se trata de una de las decisiones más arriesgadas que toma en sus 12 años de presidencia.

Lo hace contra la opinión de la mayoría de los socios y contra la totalidad de la plantilla. Casi un salto al vacío. Sin que la solidez de la red que se supone le contendrá acabe de convencerle. En la directiva aseguran que el presidente no acaba de ver con agrado a ninguno de los muchos aspirantes al banquillo que ha estudiado.

fdfff

“Ha sido una decisión muy difícil”, confesó el presidente. “Pero no hemos venido al Madrid a tomar decisiones fáciles sino las mejores para la institución, que es referencia en el mundo”.»Creemos que ha llegado el momento de dar un nuevo impulso”, dijo el presidente

“Ancelotti”, prosiguió, “se ha ganado el cariño de la junta, el mío personal, y el de toda la afición. Él ya forma parte de la historia porque ha logrado la Décima. Pero en este club la exigencia es máxima y creemos que ha llegado el momento de dar un nuevo impulso para alcanzar otro nivel competitivo en una nueva etapa”.

Esto fue lo más parecido a un argumento que ofreció el empresario. “No voy a aceptar muchas preguntas porque mi comparecencia no da mucho más de sí”, dijo. De puertas adentro, el presidente de ACS insiste en que Ancelotti no preparó bien al equipo desde el punto de vista físico y en el plano táctico hizo cambios discutibles cuando se jugaban la Liga. Estas explicaciones no convencen a todos sus asesores y son difíciles de verificar científicamente.

Hay directivos que creen que la destitución es una medida imprudente y señalan que Florentino Pérez se deja influir en exceso por el director general corporativo, José Ángel Sánchez, que es un buen filósofo y un excelente administrador, pero no sabe más de fútbol que un aficionado.

La ausencia de un director deportivo en el organigrama madridista no preocupa en el palco. Es el propio presidente quien ejerce este papel con la ayuda de técnicos y amigos que le aconsejan.

La decisión de echar a Ancelotti fue tan analizada que la directiva sondeó a casi todos los futbolistas de la plantilla en busca de una opinión. El resultado fue prácticamente unánime: los jugadores sostienen que los métodos del italiano son óptimos. Preguntado por la defensa que han hecho del entrenador los líderes del vestuario, gente como Modric, Kroos, Cristiano o Ramos, el presidente se mostró comprensivo. “Los jugadores han manifestado el cariño que le tienen”, dijo, “que es el mismo que le tengo yo”.

Ancelotti fue el primer entrenador que Florentino Pérez seleccionó personalmente, sin apenas dejarse condicionar por sus asesores habituales. Cuando le contrató, en la primavera de 2013, concretó una idea que rondaba su mente desde hacía una década. La satisfacción, sin embargo, le duró poco. En las Navidades de ese mismo año Ancelotti ya era un técnico bajo sospecha en la órbita del palco.

Florentino Pérez decía que le decepcionaba el desinterés que mostraba por Illarramendi, cuestionaba su insistencia en apostar por Alonso y Di María, y lamentaba que Isco no tuviera más minutos. El malestar creció hasta alcanzar su pico en vísperas de la final de Copa de 2014. Hay directivos que aseguran que el presidente habló con Zidane para pedirle que se hiciera cargo del equipo en caso de derrota ante el Barça.

Pero el Madrid ganó aquella final y pasó a la final de la Champions, que también conquistó. La supervivencia de Ancelotti provocó hilaridad en el seno de la junta. Los directivos comenzaron a llamarle El Gato.

86065359_football_286488c

Mourinho es el único entrenador que realmente convence a Florentino Pérez

Iniciada la última temporada, Florentino Pérez no brindó ni un mes de confianza al entrenador. Sus colaboradores sondean el mercado desde la segunda semana de septiembre del año pasado en busca de alternativas. La derrota del Madrid en Liga ante el Atlético, en el Bernabéu (1-2), puso en marcha la maquinaria de rastrillaje. El primer candidato que ponderó la directiva fue el alemán Jürgen Klopp. Desde entonces han transcurrido nueve meses de pesquisas.

Diversos representantes del club se han dedicado a llamar a toda una lista de técnicos, directamente o a través de intermediarios. Klopp, Löw, Vilas-Boas, Benítez, Lopetegui o Míchel han sido algunos de los consultados. A la cabeza de todos ellos, los mandatarios madridistas han situado a José Mourinho.

Mourinho es el único entrenador que realmente convence a Florentino Pérez. El entrenador portugués ha mantenido un contacto frecuente con el mandatario y su entorno. Pero se ha negado a aceptar el reto de regresar. Según fuentes del club, Mourinho ha argumentado dos cosas: primero, que quiere ganar la Champions con el Chelsea; y segundo, que no podría dirigir al Madrid sin antes despedir a Cristiano, Pepe, Casillas y Ramos, a quienes culpa de su fracaso en 2012.