“Un homosexual puede ser Santo” Monseñor Juan Vicente Córdoba, S.J

 

monsenor_juan_vicente_cordo_2

“No porque se es homosexual se es pecador porque hay heterosexuales pecadores y esa condición de homosexual no es la que marca el pecado. Ser homosexuales no es ni bueno, ni malo, ni enfermo, ni sano. Un homosexual puede ser Santo”, añadió Córdoba Villota.

 

Por otro de lado la adopción entre dos mujeres o dos hombres, monseñor comentó que “el niño tiene derecho a que lo que perdieron, es decir, como perdió papá y mamá denle papá y mamá, no les obliguemos, porque al entrar en la adolescencia el niño puede decir a mí me hubiera gustado con papá y mamá y los derechos de los niños están por encima de los de los adultos, lo dice la constitución”

De igual forma anunció que el matrimonio igualitario y la adopción no es una batalla entre órganos sexuales si no una discusión mucho más seria que debe dar en las Altas cortes o en el Congreso, pues el matrimonio desde la iglesia, significa el encargo de amor para generar vida, la cual solo se puede dar entre hombre y mujer, por tanto las lesbianas y homosexuales según Córdoba pueden amarse pero no adoptar un niño.

«No nos oponemos a que hombres o mujeres homosexuales vivan juntos y que se amen pero en la Iglesia a eso no lo llamamos ni matrimonio mi familia (…) el matrimonio es un encargo de amor para generar vida, así lo dispuso Dios desde el principio y eso solo se puede entre hombre y mujer», agregó.

 

En su exposición, Monseñor Córdoba Villota Obispo de la Diócesis de Fontibón, dejó claro que el niño tiene derecho a que lo que perdió, es decir su papá y mamá, la sociedad se los dé: un papá y una mamá.

«No les obliguemos a los menores a crecer entre una pareja de homosexuales porque al entrar en la adolescencia el niño puede decir a mi me hubiera gustado crecer con papá y mamá», manifestó.

Este jueves la fundación Buen Gobierno adelantó un debate académico sobre los derechos de las parejas del mismo sexo.

Uno de los máximos jerarcas de la Iglesia Católica en Colombia, monseñor Juan Vicente Córdoba Villota, dijo, en términos que para algunos pueden resultar polémicos, que la Iglesia está abierta para las personas que pertenecen a la comunidad LGBTI (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales).

MONSEÑOR-CÓRDOBA

«No sabemos si alguno de los discípulos era ‘mariconcito’ o si María Magdalena era lesbiana, pero parece que no porque bastantes pasaron por sus piernas», dijo el jerarca durante un foro que se desarrolló en la Universidad de los Andes.

 También dijo que las conductas discriminatorias no son propias de la religión Católica al poner ejemplos con frases que usualmente se usan para censurar a las personas homosexuales en Colombia.

«Jesús nunca les dijo: ‘brutas que impresión’, tampoco: ‘machitos los quiero'».

parejagay_500

Además, de forma categórica, afirmó que la homosexualidad no es un pecado. «No es inherente a la homosexualidad o la heterosexualidad el ser pecador; un homosexual puede ser santo, un heterosexual puede ser santo o no santo».

Sin embargo, se mantuvo en contra de la adopción de niños y niñas para parejas del mismo sexo afirmando que es un asunto que está relacionado con el derecho de los niños.

«Esto no es de ganar batallas por genitalidad, por penes o vaginas. Estas no son batallas de ese estilo, las batallas son por la dignidad de los más pobres que en Colombia son un porcentaje muy alto».

Monseñor Córdoba, uno de los más importantes jerarcas de la Iglesia en Colombia, reiteró que el verdadero pecado esta en no respetar la dignidad de los demás.