BENDICIÓN DEL CIRIO PASCUAL EN SEMANA SANTA INFANTIL

11133661_942446032454391_7549749673190429253_n

El padre Gustavo Aguilar párroco del Templo de la  Medalla Milagrosa bendijo el cirio pascual en el marco de la Semana Santa “chiquita” o infantil  de  Puerto Tejada.

El sacerdote Diocesano les explicó a  los niños y niñas que participaron de la tercera procesión el significado y  las características del Cirio  Pascual  al tiempo que sostuvo que  “Acabamos de celebrar la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús. El Viernes Santo se nos revela el gran amor de Dios en su Hijo, que dio su vida para la salvación de todos los hombres. Al conmemorar la muerte de Cristo se experimentó dolor y tristeza, pero al mismo tiempo que vemos al crucificado también vemos a aquél quien vencerá la muerte y resucitará. Cristo crucificado, es el siervo doliente que ha soportado el peso de todas nuestras rebeldías y que, sin embargo, lo ha hecho por amor y por nuestra salvación”.

11149373_942446315787696_3530190614423500155_n

“El Cirio Pascual significa pues, que Cristo resucitado está presente con nosotros aquí y ahora, simboliza la victoria de la vida sobre la muerte, abriendo e iluminando nuestro caminar en el seguimiento de Cristo” dijo el padre Gustavo Aguilar.

El religioso tuvo tiempo para explicar que Las inscripciones del Cirio Pascual: las letras del alfabeto griego, alfa y omega, y el año son símbolos que nos hacen tener presente que Cristo está entre nosotros ahora y por toda la eternidad, así mismo, nos recuerdan que Él es el principio y fin de todas las cosas, los cinco granos que se clavan en el Cirio Pascual, simbolizan las cinco llagas de Cristo muerto y resucitado.

10475693_942446605787667_237652730573049303_n

Finalmente el  Padre Gustavo les dijo a  los menores que participaron en la procesión de este  Sábado que  “Jesús ya no yace en el sepulcro. Él es la luz del mundo, el vencedor de la muerte que nos ha obtenido la salvación. Y así como Cristo es luz del mundo, todos los cristianos estamos llamados también a serlo, con la luz de Cristo, disipemos la oscuridad de nuestro corazón y llenémonos de ella, pues sólo esta luz puede iluminarnos y guiarnos por el camino verdadero que nos lleva a la vida, sólo la luz de Cristo puede eliminar nuestra oscuridad interior y llevar una vida de acuerdo a nuestro ser como cristianos”.

FOTOS: MONIK VARGAS GARCÍA- ICBF