¡Por Dios, abre la maldita puerta!’, rogó piloto de avión estrellado.

bombardier-9381-18web

“¡Abre la maldita puerta!», le gritó el comandante del avión de Germanwings a su copiloto, cuando este dirigía la aeronave contra la montaña, suscitando los gritos de pánico de los pasajeros pocos minutos antes de estrellarse.

image551702b238c690.29799879

El Comandante de la aeronave le suplicó al copiloto que estaba en cabina, mientras descendían. Andreas Lubitz parecía un muchacho normal de 27 años al que la vida le sonreía en lo profesional.

Estas informaciones, procedentes de la caja negra que registraba el sonido ambiente de la cabina, han sido reveladas por la edición dominical del diario alemán ‘Bild’.

El fiscal de Marsella (Francia) explicó que esta grabación puso de manifiesto que el copiloto atrancó la puerta de la cabina cuando el comandante se fue al baño, poco antes de estrellar el avión.

captura-de-pantalla-2015-03-25-a-las-05-29-33

Según el ‘Bild’, durante los 20 primeros minutos del vuelo, el comandante Patrick S. y su copiloto Andreas Lubitz hicieron comentarios banales. El comandante explica por ejemplo a su copiloto que no ha tenido tiempo de ir al baño antes de despegar en Barcelona.

A las 10:27 a. m., el piloto pide a Lubitz que prepare el aterrizaje en Düsseldorf. Este último dice: «espero», «vamos a ver».

El piloto salió para ir un momento al baño y a partir de ese momento el avión empieza a descender. Poco después, en la grabación, se oye un «ruido fuerte» como si alguien tratara de entrar en la cabina, escribe ‘Bild’.

Después la voz del piloto que dice: «¡por el amor de Dios, abre la puerta!». De fondo, los pasajeros empiezan a gritar, anota el diario.

El comandante trata de abrir la puerta con ayuda de un hacha y después grita: «¡Abre la maldita puerta!». Hacia las 10:40 a. m., el Airbus toca la montaña, y se oyen los gritos desesperados de los pasajeros. Son los últimos ruidos de la grabación, escribe el ‘Bild’.

accidente_7

Inmediatamente después, el aparato se estrella a 700 km/hora y se desintegra con sus 150 ocupantes en los Alpes franceses.

«Un día voy a hacer algo que va a cambiar el sistema», dijo el copiloto del avión estrellado en los Alpes franceses, según su ex novia.