«Todos en la cama o todos en el suelo» Pretelt.

Vergüenza. Esa es la palabra que podría definir el lamentable episodio que tiene desde hace varias semanas como protagonista principal al ex presidente de la Corte Constitucional, Jorge Pretelt.

pretelt

Desde que estalló el escándalo el pasado 2 de marzo por los presuntos pagos a ese magistrado para supuestamente favorecer una tutela, varios ministros, toda la Rama Judicial y la opinión pública le han solicitado en todas las formas posibles que, en un acto de dignidad, el polémico magistrado renuncie para no continuar lesionando la ya de por sí débil credibilidad de la Justicia.

Hasta el viernes pasado se anticipaba que Pretelt tenía que renunciar. Al escándalo de Fidupetrol se sumó el hecho de que prácticamente no ha pasado un solo día de los del último mes en donde no le aparezcan nuevos y graves señalamientos.

La semana pasada fueron revelados unos correos y unas grabaciones en donde podría quedar comprometido en tráfico de influencias, entre otros delitos.

No menos grave resultó, como algo extraordinario en la historia reciente del país, que sus propios compañeros decidieron el miércoles anterior cancelar una sesión de la Corte Constitucional a la espera de una renuncia que le han pedido en no menos de cinco oportunidades.