Capturado alias “Otoniel”, máximo jefe del Clan del Golfo y narco más buscado.

 

 

Úsuga David es considerado como la cabeza de la red denominada Clan del Golfo, que envía toneladas de cocaína hacia Centroamérica y Estados Unidos por la región de Urabá.

Asimismo, contra “Otoniel” hay más de 120 procesos abiertos por todo tipo de crímenes y una circular roja emitida por Interpol por homicidio múltiple agravado, secuestro múltiple agravado, secuestro y concierto para delinquir.

Alias “Otoniel”  de  50  años de  edad  oriundo de  Necoclí ,inició con su trayectoria delictiva en la antigua guerrilla del Ejército de Liberación Popular (EPL). Posteriormente, hizo parte de las Autodefensas Campesinas de Córdoba.

Dairo Antonio Úsuga David, alias «Otoniel», era el narcotraficante más buscado del país.

Su  captura se da en una operación conjunta entre Policía, Ejército y Fuerza Aérea. Según fuentes de Inteligencia,  que policías y militares adscritos a la operación Agamenón, lo capturaron en el Cerro del Yoki, paraje rural ubicado en el corregimiento El Totumo, de Necoclí.

La operación contra el máximo jefe de este grupo armado ilegal inició hace tres días en la vereda San Pablo, de Necoclí se conocío.

Desde hace cinco años, la Fuerza Pública desarrollaba una operación sostenida denominada Agamenón para lograr la captura o muerte de alias ‘Otoniel’. Para esa operación se desplegó a los mejores oficiales antinarcóticos y más de 1.000 policías y militares.

Hace tres días en la vereda San Pablo, de Necoclí, Antioquia, se activó una operación más específica llamada Osiris.

El máximo cabecilla del Clan del Golfo, Dairo Antonio Úsuga David, alias ‘Otoniel’, fue ubicado en una zona apartada del Nudo de Paramillo entre el cerro Yoki y el cerro Azul, paraje rural ubicado en el corregimiento El Totumo, de Necoclí. Esta fue una operación conjunta Policía, Ejército y Fuerza Aérea.

Alias «Otoniel» tenía 8 anillos de seguridad que se movían entre 1 y 3 kilómetros de distancia de su sitio exacto de ubicación.

Fueron movilizadas 150 unidades de inteligencia hacia la zona donde se lanzó la operación contra el narcotraficante más buscado que además tenía activa una circular roja de Interpol.

50 expertos de inteligencia satelital monitorizaron cada movimiento a la distancia. La Policía Nacional tenía claro que alias ‘Otoniel’ no acudía a viviendas, no se comunicaba por celular y se alimentaba con comida de la región donde estaba internado.

El Gobierno de Estados Unidos ofrecía hasta cinco millones de dólares por información que facilitara su ubicación y captura. En Colombia se ofrecían por él hasta 3.000 millones de pesos.