Fiscalía imputará cargos a un general (r) implicado en caso del grafitero Diego Becerra

La Fiscalía General imputará al general (r) de la Policía Nacional Francisco Patiño Fonseca por su presunta participación en el ocultamiento y destrucción de pruebas en el caso del homicidio hace 10 años del joven grafiteroexpatrullero Wilmer Antonio Alarcón, que tenía 16 años.

El ente judicial considera tener material suficiente para demostrar que el investigado, que en el momento del homicidio era comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, dio instrucciones a sus  subalternos para ocultar elementos del caso «en beneficio propio».

Esto «posiblemente provocó la desviación de la investigación por falsas versiones», aseguró la Fiscalía en un comunicado, donde se establece que se le imputarán cargos de delitos de ocultamiento, alteración o destrucción de material probatorio, favorecimiento y fraude procesal.

El grafitero Diego Felipe Becerra murió el 19 de agosto de 2011, en una avenida en el norte de Bogotá, cuando estaba pintando una pared y le disparó un agente que se encontraba persiguiendo a unos ladrones.

Inicialmente, la Policía señaló al joven de ser un delincuente, pero su familia interpuso una denuncia y en el juicio se logró probar que fue víctima de un montaje por parte de los uniformados.

Por el caso, se capturó al expatrullero Wilmer Antonio Alarcón, a quien la justicia encontró en 2017 culpable de «delito de homicidio en circunstancias de agravación, por ser cometido en estado de indefensión en contra de un menor de edad», y lo condenó a 37 años y 6 meses de cárcel.