Uribismo celebra Extradicción a Estados Unidos  de Alex Saab, presunto testaferro de Maduro

Quien  fuera  uno de  los empresarios colombianos más  poderosos de la Costa  Caribe, señalado como operador financiero del Gobierno venezolano, partió este sábado  en un avión estadounidense desde Cabo Verde, donde estaba detenido desde el 12 de junio de 2020  y en  donde gozaba desde enero una medida de prisión domiciliaria, rumbo a La Florida.

La extradición del empresario colombiano Alex Nain Saab Moran, señalado por Estados Unidos como presunto testaferro del líder chavista, se ha concretado se dió  a  conocer  en la tarde de este sábado.

Allí le espera un juicio por presunto lavado de dinero relacionado con el Gobierno de Venezuela. Fuentes del despacho que defiende a Saab y que lidera el español Baltasar Garzón junto a  un pool  de prestigiosos  abogados  colombianos  confirmaron  que su cliente había sido “trasladado a EE UU sin notificación del Tribunal Constitucional a la defensa”. “Estamos evaluando este atropello al proceso legal y emitiremos un comunicado oficial en el menor tiempo posible”, añadieron.

Por su parte, el Gobierno  Bolivariano de Nicolás Maduro emitió un comunicado en el que denunció el “secuestro” de Saab “por parte del Gobierno de Estados Unidos en complicidad con las autoridades de Cabo Verde, quienes lo torturaron y mantuvieron prisionero arbitrariamente durante 491 días, sin orden de captura ni debido proceso”, una información que atribuyeron a la familia del empresario.

Más tarde, en una rueda de prensa, el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Jorge Rodríguez, ha anunciado que la delegación del Gobierno venezolano que participa en el proceso de diálogo con la oposición en México suspendía su participación en las conversaciones, que debían retomarse este domingo. En el último encuentro entre la oposición y el chavismo, en el marco de esas negociaciones, el Gobierno había pedido la incorporación de Saab a la mesa y realizó una protesta en rechazo a su detención.

Saab dice, en una carta, que no tiene “nada que colaborar con EE. UU.” Su esposa, Camila Fabri, dio a conocer el texto  y reitera que “no ha cometido ningún delito”.

En los últimos meses, el chavismo ha emprendido una intensa y férrea campaña en defensa del empresario colombiano, que luego de su detención fue designado diplomático.

Saab operaba como enviado especial pero numerosas investigaciones periodística describen la extensa red de empresas fantasma con las que hacía negocios con Venezuela en áreas como alimentación, petróleo, carbón, construcción y minería.

Tras su detención, Venezuela insistió en que Saab es un ciudadano venezolano y un «agente» del Gobierno, que se hallaba «en tránsito» en Cabo Verde, por lo que sus abogados sostienen que «tenía derecho a la inviolabilidad personal como enviado especial de Venezuela».

El nombre del empresario, de 49 años, apareció en los medios cuando la exfiscal venezolana Luisa Ortega Díaz lo acusó en 2017 de ser uno de los testaferros del presidente venezolano.

Saab, nacido en la ciudad colombiana de Barranquilla y de origen libanés, está relacionado con varias empresas, entre ellas Group Grand Limited (GGL), acusada de suministrar alimentos y víveres con sobreprecios a la Administración de Maduro.

Según las autoridades estadounidenses, el empresario y tres hijastros de Maduro se lucraron de estas operaciones con «cientos de millones de dólares».

El colombiano que se convirtió en el proveedor principal de los CLAP, un programa de alimentos subsidiados creado por Maduro en 2015, con la llegada de las sanciones se convirtió en un importante operador financiero para Maduro y su Gobierno.

Los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) son comités de distribución de alimentos promovidos por el gobierno de Venezuela en los cuales las propias comunidades abastecen y distribuyen los alimentos prioritarios a través de una modalidad de entrega de productos casa por casa.

En 2019 fue incluido en la lista negra del Departamento del Tesoro junto con socios y familiares que forman parte de la estructura de corrupción. Ese mismo año, en su país le imputaron delitos de lavado de activos, concierto para delinquir, enriquecimiento ilícito, exportaciones e importaciones ficticias y estafa agravada y desde 2018 es prófugo de la justicia colombiana, con una orden de captura firme, por no atender a ninguna diligencia judicial. En México también han investigado sus negocios.

En Cabo Verde, su defensa construyó un laberinto de recursos legales para evitar que un hombre que sabe mucho sobre Maduro y la decena de funcionarios venezolanos sancionados fuera entregado a la justicia de Estados Unidos.

Sus abogados lograron dilatar el proceso durante 16 meses. El empresario ha declarado en medios que es un perseguido político y que no colaborará con Estados Unidos con la información que se cree puede manejar para terminar de sustanciar acusaciones contra altos cargos del chavismo.

En Colombia una de las primeras reacciones se dio por parte del presidente Iván Duque,  desde Valledupar que señaló la noticia como “un triunfo en la lucha contra el narcotráfico, el lavado de activos y la corrupción que ha propiciado la dictadura de Nicolás Maduro”.

Otro que no dio espera fue  el expresidente Andrés Pastrana Arango, que en varías ocasiones se ha pronunciado contra el Gobierno venezolano y que ha hecho denuncias ante entes internacionales sobre la situación del país vecino. En su cuenta de Twitter escribió:

“La extradición de Alex Saab es una derrota para el Foro de Sao Paulo y el Grupo de Puebla Mi paisano @NicolasMaduro debe estar atemorizado por las revelaciones que hará Saab sobre el narco régimen y sus crímenes de lesa humanidad. La Haya cada vez más cerca de Caracas”.

Seguido al exmandatario conservador reaccionó la congresista  del Centro Democrático, María Fernanda Cabal, que aseguró que espera que con este proceso se puedan relacionar campañas de políticos colombianos y exmimbros de las extintas Farc.

“Después de tanto tiempo, logran extraditar a Alex Saab a los EE.UU. Esperemos que sus revelaciones sirvan para conocer financiación de campañas de candidatos a la presidencia de Colombia, y relaciones con otros personajes tan allegados a las FARC y a un expresidente liberal”, comentó la senadora.

Por otro lado, la compañera de partido de Cabal, Paola Holguín, en una pequeña frase lanzó una pulla a algunos políticos que no se han pronunciado frente al tema.

“Al parecer, la izquierda se quedó sin internet al enterarse de la extradición de Alex Saab a Estados Unidos”, puntualizó la uribista.