Falleció por  Covid-19 el periodista Herbin Hoyos

El caracterizado  periodista Herbin Hoyos Medina (Saladoblanco, Huila, 13 de septiembre de 1967) fue un activista colombiano, reconocido por ser líder de la organización Voces del secuestro desde 1994, ha  fallecido  a  consecuencia  del  Covid-19.

Herbin Hoyos   había nacido en Saladoblanco, Huila. Estudio periodismo con énfasis en conflictos de guerra en la Universidad Complutense de Madrid España.

Su carrera empezó en Caracol Radio con el programa Voces del Secuestro. Se inspiró en su propia experiencia de haber sido secuestrado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia durante 17 días en 1994.

En 2008 recibió el Premio Ondas (Premio Wave). Exiliado en octubre de 2009, ha continuado su programa utilizando los estudios de Cadena SER.​

Desde el comienzo del programa hasta la fecha, Hoyos se dedicó a denunciar la violación de los derechos humanos de víctimas secuestradas por las FARC y otros grupos armados.​

Con frecuencia, jueces de la república le habían ordenado a Herbin Hoyos retractarse por haber incurrido en el delito de calumnia. Algunas de sus retractaciones más conocidas se han debido a sus falsas declaraciones contra el senador Iván Cepeda , y contra la Comisión Colombiana de Juristas ​.

En octubre de 2008, Herbin Hoyos se asoció con la empresa panameña FinanzasForex para abrir un fondo para recaudar dinero para los secuestrados. El dinero supuestamente se invertiría en los mercados de divisas, y las ganancias se destinarían a los secuestrados para ayudarlos a obtener seguridad financiera una vez que fueran liberados.

En ese momento, las Comisiones de Valores de Panamá y España ya habían emitido advertencias de que Finanzasforex no tenía licencia para tomar depósitos ni para comerciar en mercados financieros.

​ Finanzasforex finalmente colapsó cuando los bancos dejaron de aceptar transferencias de dinero a sus cuentas bajo sospecha de actividades ilegales.

En marzo de 2011, su fundadora, German Cardona Soler, fue detenida en España acusada de blanqueo de capitales y de operar un esquema Ponzi que defraudaba al menos a 100.000 personas en Europa, Estados Unidos y Sudamérica, incluidas las personas que habían contribuido al fondo de los secuestrados.

Redacciòn