Expiden guía de buenas prácticas de publicidad a través de influenciadores

 

La Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) se cansó de recibir quejas y denuncias por parte de consumidores sobre la conducta de algunos influenciadores.

Por eso, acaba de emitir una guía que busca orientarlos e invitarlos a actuar de manera responsable, so pena de las sanciones que establece la ley.

El superintendente Andrés Barreto dio a conocer la guía que empieza por advertir que, acorde con normas internacionales (Estatuto del Consumidor), deben empezar por declarar, de forma destacada y prominente, si el contenido ha sido pagado.

Barreto le explicó que la SIC contempla multas de hasta 2000 salarios mínimos para quienes incumplan. Y, en caso de encontrar conductas que toquen el tema penal, se envían a la Fiscalía

«Hoy en día, los influenciadores tienen una gran fuerza en el entorno comercial de los negocios, siendo evidente su peso sobre los procesos de compra y en la toma de decisiones de sus seguidores», advirtió el  superintendente.

Igualmente explicó que la SIC contempla multas de hasta 2000 salarios mínimos para quienes incumplan estas normas. Y, en caso de encontrar conductas que toquen el tema penal, serán enviados a la Fiscalía.

Por eso, les advierten que también deben ser claros si, en caso de que no sea dinero, recibieron algún tipo de contraprestación o incentivo para exhibir un bien o un servicio.

«El pago no se limita a medios financieros, también aplica para productos gratis, invitaciones, o en general cualquier incentivo que lleve al influenciador a publicar», dice la guía.

Por eso, califica e innecesario expedir una normatividad adicional para disciplinar la forma cómo se debe hacer la publicidad a través de influenciadores.

Y advierte que la GUÍA DE BUENAS PRÁCTICAS EN LA PUBLICIDAD A TRAVÉS DE INFLUENCIADORES, «es una herramienta de derecho flexible que busca, a través de estrategias de vigilancia preventiva, lograr que la actividad publicitaria de los influenciadores en el mundo digital no induzca en error, engaño o confusión a los consumidores y así garantizar la salvaguarda de sus derechos».

Redacciòn