Investigan presunto abuso policial que terminó con la muerte de un abogado en Bogotá

El  hecho que ha indignado al país  por el  exceso y brutalidad de  dos uniformados que sin respetar los  derechos  humanos de  un  ciudadano requerido  por  estar  consumiendo  bebidas  embriagantes, ocurrió en el barrio Santa Cecilia, en la localidad de Engativá, cuando  en la madrugada de este miércoles un procedimiento policial en el cual un hombre fue inmovilizado por dos policías que, en repetidas ocasiones, le aplicaron varias descargas eléctricas con un taser (pistola eléctrica).

Pese a que el hombre, un abogado de 44 años y padre de dos hijos, identificadocomo Javier Ordóñez, les pedía detenerse y algunos vecinos trataban de intervenir, los dos agentes  del  orden continuaron absurdamente con el  procedimiento.

Según señalan  testigos  y  familiares  de  la  víctima al parecer, el ciudadano había sido requerido por estar bebiendo licor en la vía pública, en  las afuera de un conjunto residencial.

El hombre inmovilizado presentó problemas de salud y tuvo que ser trasladado a la Clínica Santa María del Lago, donde falleció.

Javier Ordóñez tenía 44 años, estuvo casado durante 11 años y de ese matrimonio nacieron sus dos hijos, uno de 15 y otro de 11 años.

Sin embargo, hace cinco años se divorció y comenzó otra relación con Maura Dotti, con quien llevaba cuatro años y ochos meses. Ellos vivían juntos, en unión libre. “Él era muy buena persona. Era un amor, amaba a los niños (sus hijos) y era un amigo espectacular. Era muy bueno conmigo y fue un excelente padrastro con mi hija, ella puede dar fe de ello”, destacó Dotti

De acuerdo  a  la  versión de  un testigo presencial de los hechos. «Estábamos tomándonos unos tragos afuera. Llegaron los policías, y uno de ellos le dijo a mi amigo: ‘esta vez no se me salva’. Mi amigo le dijo: ‘póngame un comparendo, igual lo pago’. Él le respondió: ‘no, no doy comparendos’ y lo agarró a darle choques eléctricos», cuenta uno de los amigos de la víctima. Según el relato, la policía le quitó y le rompió el celular a una de las personas que estaba grabando. Se dice también que en el CAI hubo golpes.

Por  su  parte el coronel de  la  Policía  Alexander Amaya también dio su versión de lo ocurrido. «Se llama al cuadrante, que se desplaza en un lugar aquí de la localidad de Engativá por una presunta riña que se está llevando a cabo. Al llegar, hay alrededor de ocho personas que están discutiendo, todo parece indicar que con bebidas embriagantes. Se les pide el favor, se trata de disuadir, pero se vuelven agresivas contra la policía. La policía debe someterlas y unas personas son conducidas al CAI. Una presenta molestias en su salud física y de inmediato es trasladada al centro médico más cercano. Lastimosamente llega sin signos vitales. La policía informa al cuerpo de investigación criminal, quien va a realizar los actos respectivos de levantamiento y la investigación sobre este caso. La policía también advierte a su unidad de asuntos disciplinarios para esclarecer lo que tenga que ver con el lamentable fallecimiento de este ciudadano».

Este miércoles, nuevamente, se pronunciaron las autoridades. Se sabe que el caso queda en manos de la Fiscalía.

Por su parte, la Fiscalía General, a través de un comunicado, señaló que el jefe del ente acusador, Francisco Barbosa Delgado, ordenó «la priorización del caso».

«Dando una atención inmediata, que permita esclarecer los hechos que llevaron a la muerte del abogado, un grupo de investigadores del Cuerpo Técnico de Investigaciones, CTI, de la Fiscalía, coordinados por un fiscal de la unidad de vida de la seccional Bogotá, adelantan los actos urgentes en relación con estos hechos que son materia de investigación», señala la institución.

Por su parte, el ministro de la Defensa, Carlos Holmes Trujillo García, aseguró que «el Ministerio rechaza y condena cualquier acto de un miembro de la Policía que incurra en violaciones de la ley o algún tipo de violación a los reglamentos internos» 

Reiteró que los dos uniformados ya están siendo investigados de manera disciplinaria y penal. «Expreso a los familiares de Javier Humberto Ordóñez Bermúdez mi solidaridad y dolor por su muerte».

Finalmente, el subdirector de la Policía, el general Gustavo Moreno, aseguró que rechaza esta situación, y que se están determinado «los excesos a que haya habido lugar» para sancionar  drásticamente a los involucrados.

La alcaldesa Claudia López se pronunció  duramente sobre los hechos. “Desde @Bogotá ofreceremos a la familia de Javier asistencia judicial para que haya una condena ejemplar, no solo a los responsables directos, sino para que haya una reforma estructural que prevenga y sancione el abuso policial. Esto no es de manzanas podridas. La vida es sagrada!”, trinó en su cuenta de Twitter.

Más adelante agregó: «Desde @Bogotá hemos rechazado y denunciado el abuso policial, pero al interior de la Policía no se toman medias serias. Insistiremos a

@PGN_COL @DefensoriaCol que actuemos conjuntamente para frenarlo. A la familia de Javier, nuestra condolencia y todo el apoyo que requieran».

También se pronunció Luis Ernesto Gómez, secretario de Gobierno: «Qué tragedia más dolorosa. Este procedimiento evidencia un claro uso excesivo de la fuerza y es una clara violación de derechos humanos.  La alcaldesa  @ClaudiaLopez presidirá hoy la Mesa de Policía y DD. HH. Junto a  @PGN_COL para recibir la denuncia de familiares de la víctima».

 

Redacciòn