Salvatore Mancuso será deportado  a Italia

En una audiencia celebrada este lunes en la tarde en el edificio de cristal de Washington, Estados Unidos, un juez federal avaló los argumentos de los abogados del exjefe paramilitar Salvatore Mancuso y ordenó su deportación a Italia para el próximo 4 de septiembre.

Uno de los argumentos de los abogados de Mancuso en Estados Unidos es que su permanencia por más de 90 días en una cárcel de migración era una “violación continua del interés por su libertad y una violación constitucional”.

Mancuso se desmovilizó en el 2004 de las AUC, en el 2006 se sometió a la ley de Justicia y Paz y en el 2008 fue extraditado a Estados Unidos por el delito de conspiración para la fabricación y distribución de 5 kilogramos o más de cocaína e importarla a los Estados Unidos, por el cual fue condenado a 15 años y 8 meses de prisión.

Sin embargo, debido a su buena conducta le fue otorgada la libertad en marzo de este año, cuando llevaba 13 años y siete meses detenido.

El nombre de Mancuso y el accionar de los hombres bajo su mando produjeron terror durante varios años en Norte de Santander, La Guajira, Bolívar, Sucre, Magdalena, Atlántico, Cesar y Córdoba.

Precisamente en ese último departamento, donde era un próspero ganadero a principios de los años noventa, creó su primer grupo paramilitar con apoyo del Brigada XI del Ejército, para defenderse del asedio de las guerrillas.

 

En 1994, los hermanos Castaño Gil invitaron a Mancuso a formar parte de sus Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá (Accu).

Tres años después, con la conformación de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc), que agrupó a decenas de estructuras paramilitares que operaban en diversas regiones del país, el hasta ahora extraditado fue escalando en esa estructura criminal, llevando las supuestas banderas antisubversivas por diferentes rincones del Caribe, dejando una estela de muerte, tortura, desaparición forzada y despojo de tierras de civiles.

En 1997, Mancuso lideró la expansión paramilitar en Cesar, Magdalena y los Montes de María, región compuesta por municipios de Bolívar y Sucre; un año después incursionó en La Guajira; y en 1999 llegó a Norte de Santander con más de 200 paramilitares, cuando dejó el denominando Bloque Norte de las Auc, que delinquió en el Caribe, para conformar su temido Bloque Catatumbo, conocido por sus cruentas masacres y por usar hornos crematorios para no dejar rastros de sus víctimas.

 

Tras la muerte de Carlos Castaño, vocero y líder máximo de las Auc, ordenada por su hermano Vicente, y la posterior desaparición de este último, a manos de sus ‘compañeros de armas’ ligados al narcotráfico, Mancuso estuvo al frente de la desmovilización de varios bloques paramilitares que se sumaron al acuerdo alcanzado con el gobierno nacional. Por eso fue común verlo en departamentos alejados de su zona de influencia, como Valle del Cauca, en la ceremonia de dejación de armas del Bloque Calima.

Redacciòn