Un patrullero muere tras hostigamiento contra la Estación de Policía en Toribío

 

Un policía muerto y un civil herido dejó un ataque de disidentes de las Farc a la Estación del municipio de Toribío, norte del Cauca.

El patrullero que perdió la vida por este enfrentamiento fue identificado como Leoneris Alfonso Orozco Fandiño.

De acuerdo con las primeras versiones, los agentes de Policía respondieron a la agresión, lo que llevó a combates en pleno casco urbano de este municipio.

“Hay varios compañeros heridos, uno de ellos murió cuando ingresó al hospital, todo empezó cuando atacaron la Estación, generándose combates con esos sujetos”, denunciaron los mismos uniformados.

El Departamento de Policía Cauca anunció una recompensa de hasta 20 millones de pesos para quien brinde información que permita dar con el paradero de los responsables del asesinato del patrullero.

Los combates, que se generaron tras los hostigamientos, obligaron a los pobladores a esconderse en sus viviendas, mientras que otros debieron correr hacia establecimientos comerciales para protegerse.

Gravemente herido fue llevado hasta el hospital local donde finalmente murió. Tras el ataque, los uniformados reaccionaron, lo que ocasionó un enfrentamiento que duró por lo menos unos 15 minutos. Habitantes del casco urbano filmaron en sus celulares los minutos de angustia, mientras que se resguardaban en sus viviendas para evitar ser alcanzados por las balas.

Las autoridades indicaron que el asesinato del policía fue ejecutado por disidentes de Las Farc y se dio precisamente cuando, en la localidad de Corinto, también al norte del Cauca, funcionarios del Gobierno Nacional y departamental adelantaban un consejo de seguridad analizando los problemas de orden público que se registran en esta región.

El patrullero Leoneris Alfonso Orozco Fandiño, era  oriundo de Ciénaga, Magdalena.

En medio de esta situación, y según la denuncia de la misma comunidad, un adolescente menor de 18 años también resultó herido.

Después, a la zona, llegaron integrantes del Ejército, quienes entraron apoyar a los agentes de Policía.

Esta situación se dio luego de adelantarse un consejo de seguridad en el municipio vecino de Corinto entre el mando oficial de la fuerza pública, la gobernación y funcionarios del gobierno nacional.