Trump buscará aplazar las elecciones presidenciales en Estados Unidos

 

Según el mandatario, que va de caída en las encuestas, el coronavirus y el voto por correo amenazan de fraude el proceso.

«Con la votación universal por correo (no la votación en ausencia, que es buena), 2020 será la elección más imprecisa y fraudulenta de la historia. Será un gran bochorno para Estados Unidos«, escribió.

Trump, quien en 2016 recibió unos 3 millones de votos populares menos que su rival demócrata Hillary Clinton y llegó a la Presidencia por votos en el Colegio Electoral, aparece ahora en la mayoría de las encuestas a la zaga de su posible rival, el demócrata Joe Biden.

 

El magnate republicano ha sembrado la duda sobre el voto por correo, que se ha utilizado de forma masiva en las elecciones primarias, en el contexto de la pandemia. También ha alegado, aunque sin aportar evidencias, que el voto podría estar falsificado y ha rechazado confirmar que aceptará los resultados oficiales de los comicios si pierde.

Los llamamientos de Trump a posponer las elecciones se producen en un contexto en el que el presidente está en caída libre en las encuestas. El domingo, a 100 días de los cruciales comicios para renovar en la Casa Blanca, Trump llevaba una desventaja muy considerable en los principales estados del país.

Así, en Florida va 13 puntos por detrás del candidato demócrata, Joe Biden, mientras que en Pennsylvania cuenta con 10 puntos de diferencia.

En estados clave, como Ohio, Wisconsin, Arizona o Michigan, el presidente es claro perdedor. Ni siquiera en el bastión republicano por excelencia, Texas, Trump tiene la victoria asegurada a día de hoy.

Estados Unidos nunca ha retrasado una elección presidencial, ni siquiera durante la Guerra Civil. Es, además, poco probable que se pospongan esta vez. Solo el Congreso puede cambiar la fecha de las elecciones, establecida por ley el 3 de noviembre, y los demócratas de la oposición controlan la Cámara baja.

 

Varios estados estadounidenses quieren que la votación por correo sea más accesible para limitar lo más posible la propagación del nuevo coronavirus.

Muchos han permitido este sistema de votación durante años y no han reportado ningún problema importante aparte de incidentes aislados. Pero desde hace varias semanas, Trump, viendo que se enfrenta a encuestas muy desfavorables, ha evocado el fantasma del fraude masivo.