Racismo heredado y cotidiano

 

Por: Felipe Solarte Nates

 

En la escuela pública, desde los primeros años compartí pupitres con negros, indios y variedad de fenotipos  resultantes de amores duraderos y furtivos que se dan en una sociedad mestiza y variopinta como la colombiana.

En serio y en broma, en medio de juegos y peleas de muchachos,  circulaban expresiones como “negro bruto o pícaro”, “indio sucio o patirajado sacado con espejo ”, etc, que no pasaban a mayores, en medio de esfuerzos de algunos profesores por  enseñarnos a respetar sin prejuicios  políticos, raciales y  religiosos, y gracias al progresivo fortalecimiento de lazos de  amistad forjada en tantas horas compartidas en salones de clase y áreas de recreo de escuelas primarias y colegios de bachillerato.

A pesar de diferencias por  status económico, social y racial de los estudiantes y de la conformación de ‘galladas’ afines, al interior de los salones, por encima de estas barreras, entre los estudiantes, primaba la amistad, y cuando se daban conflictos, no estallaban en tragedias como las que revivió recientemente la sociedad norteamericana sacudida por el “No puedo respirar”. 

 

Sin embargo en costumbres y lenguaje cotidiano permanecía latente un racismo con relación a indígenas y negros, que analizándolo desde el punto de vista de las primeras lecciones de historia, se reforzada cuando nos contaban que el 12 de octubre de 1492, el “Día de la Raza”,  Cristóbal Colón “descubrió” América y junto a los conquistadores y curas trajo la “civilización y religión verdaderas” a este continente donde “sólo vivían tribus de salvajes, idólatras y herejes”.

 

Soslayaban algunos maestros, logros de civilizaciones como la Inca, Azteca, Maya, Chibcha, Aimara y muchos otros pueblos que fueron “sifilizados” y despojados de sus territorios además de con arcabuzazos y golpes de espada y lanza, a punta de viruela, gripas y otras enfermedades para las que los indígenas no habían desarrollado inmunidad.

Esa noción de “inferioridad  de los indios” era extendida a los negros cuando nos contaban que llegaron como esclavos a trabajar en explotaciones de oro como las que en Quinamayó y Dominguillo, aledaños a Quilichao, en los siglos XVIII y XIX, tuvieron  los Arboleda y Mosquera de Popayán, dirigiéndolas desde Japio y haciendas por el estilo desperdigadas por la Nueva Granada y América hasta el sur de los Estados Unidos.

Donde cultivan algodonales y la cruenta guerra civil librada de 1861 a 1865, entre sureños partidarios de mantener las haciendas esclavistas y ‘yanquis’, norteños capitalistas y abolicionistas, sembró la semilla del odio racial, especialmente entre descendientes de  confederados que culparon a los afros de su desgracia al no aceptar la derrota de “Lo que el viento se llevó”.

Fueron posteriores generaciones las que transmitieron el virus del racismo latente en supremacistas blancos y religiosos, como el policía sádico que asfixió a George Floyd, y otros por estilo, quienes amparados en el uniforme han cometido crímenes similares en  ciudades donde hacinadas comunidades afros y de origen latinoamericano,  además de ser los mayores ocupantes de las cárceles, son  víctimas del desempleo y enfermedades como el coronavirus, en medio del racismo discriminador alentado  por supremacistas como el presidente Trump.

 

En Colombia y el Cauca, la  muerte del joven  de Puerto Tejada Anderson Arboleda golpeado por un policía, nos recuerda que pervive el racismo de la sociedad neoliberal, que por desarrollar grandes proyectos agroindustriales, mineros, ganaderos, hidroeléctricos, etc, junto a narcotraficantes y mineros ilegales,  promueven la quema colonizadora de la Amazonia y selvas del Pacífico, ayudados por paramilitares camuflados en bacrims, junto a ‘disidencias’ y ELN, para desplazar de sus territorios a indígenas, comunidades negras y campesinas sobrevivientes de la primera oleada “sifilizatoria”.