Adulto mayor atropellado por policías perdona y pide que no los sancionen

 

Conocido el video que  se  viralizó en  las  redes  sociales en  donde patrulleros  de  la  policía  agreden a  un  vendedor ambulante de la tercera edad   y  luego de  ser  golpeado por   estos uniformados  en el centro de Bogotá, el  agredido explicó cómo ocurrió el hecho y, en un acto de nobleza, pidió que los uniformados no sean sancionados.

 

La agresión de la que fue víctima Néstor Novoa, un adulto mayor de 70 años, quedó registrada en un video que se hizo viral en redes sociales y que causó tal rechazo de los colombianos que el mismo presidente Iván Duque ordenó una inmediata investigación disciplinaria contra los dos agentes de la Policía  y la  alcaldesa  de  Bogotá  Claudia  López  pidió sancionar  ejemplarmente  estos uniformados de  la  policía  por  un  aviso  de  autoridad.

«Nosotros rechazamos categóricamente esas actuaciones. Hemos pedido que se adelanten las investigaciones disciplinarias y se proceda con rigor. Expresamos también nuestra solidaridad con la persona que sufrió ese mal comportamiento, pero adicionalmente quiero ser muy claro en que aplicaremos todos los códigos de conducta que tenemos en nuestra Policía Nacional para que esa situación no se presente», afirmó el mandatario.

Sin embargo, este jueves el adulto mayor  ha  manifestado  a varios   medios  de  comunicación  que  desde  lo  más  profundo de  su  corazón  no quiere que los policías sean sancionados porque “son humanos” y en esta coyuntura  de la crisis  generada por la  pandemia  del  coronavirus quedarse sin trabajo sería fatal  para  ellos  y  sus  familias.

“Yo los perdono fue un momento de mal genio, cualquiera lo tiene, quizás estaban alterados. No quiero que los sancionen de por dios. Yo no quiero que ellos sean despedidos o sancionados porque un altercado lo tiene cualquier persona. Ellos tienen familia y quedarse ahorita sin trabajo es grave, en medio de esto», aseguró.

“Fueron unos rasguñitos”, agregó, mientras detalló cómo se dio la agresión.  Don Héctor comentó  que transitaba con su carro de dulces, trabajo que hace desde hace 40 años, por el sector de San Victorino, cuando un agente de la Policía le impidió el paso.

“El agente no me dejaba pasar, entonces yo lo esquivé para coger para otro lado y ahí el agente me pegó (…) yo estaba vendiendo mis dulces y como no se consigue la mercancía donde yo vivo, cogía hacia allá y el agente me interfirió el paso y al hacer el viro me volcó mi carrito y me pegó en la cara”.

Dijo que quedó con heridas en el rostro y en los brazos. “Los tengo maltratados con las esposas que me pusieron”.

Al ser cuestionado sobre si no cree que por este altercado deben responder los uniformados, insistió en que «no, porque uno tiene que ser humano y debe sentir la necesidad de otro ser, que necesita su trabajo, solo les pida que entiendan que nosotros tenemos que trabajar para sobrevivir”.

El vendedor  confesó que  con la venta  de  dulces  en  las  calles  de  la  capital  de la  república  en el sector  de victorino obtiene  ingresos  entre  10  y  15 mil pesos  diarios  con los  cuales “escasamente  alcanza  para   medio almorzar”.

Redacciòn