ELN decreta cese unilateral al fuego por el  Covid-19

De  acuerdo  al  grupo  insurgente, la medida durará un mes, a partir del 1 hasta el 30 de abril. En su comunicado, criticó las medidas del Gobierno para enfrentar la emergencia sanitaria y le pidió reunirse con la delegación que hoy está en La Habana (Cuba).

Después de varias peticiones de políticos, autoridades y excombatientes, el Ejército de Liberación Nacional (ELN) decidió declarar un cese unilateral activo al fuego durante un mes,  a partir del 1 hasta el 30 de abril, a causa de la emergencia que vive el país por el  nuevo coronavirus.

La organización guerrillera agregó que lo califica como «activo» porque se reserva el derecho a defenderse ante los ataques que adelantan las fuerzas estatales, según sus miembros, «integradas por tropas regulares, paramilitares y bandas del narcotráfico, en varias regiones del país». En ese sentido, hizo un llamado al presidente Iván Duque, «para que ordene el acuartelamiento de sus tropas».

En su comunicado, el grupo insurrecto también hizo una serie de peticiones al Gobierno Nacional, entre ellas, que se reúna con la delegación de diálogo presente en La Habana (Cuba), «para concertar un cese bilateral al fuego y temporal», ya que para estas gestiones «es conveniente contar con la presencia de los países garantes».

El Eln dejó claro que está en desacuerdo con las decisiones tomadas por el presidente Duque para detener la propagación del virus. Aseguró que «los gobiernos han dictado medidas restrictivas, que imponen la reclusión domiciliaria y hasta el toque de queda, imposibilitando las actividades laborales que suministran los ingresos para el sostenimiento de los pueblo».

Como consecuencia de ello, señaló la organización, «los grandes sectores informales, que abarca más del 60 por ciento de los trabajadores, son sometidos al dilema mortal de: quedarse en las casas para no infectarse, pero si no salen a trabajar se morirán de hambre».

La guerrilla aprovechó el comunicado para rechazar que en medio de la crisis hubiese un aumento en la militarización del país y un favorecimiento «a los intereses de los grandes conglomerados económicos y capitales extranjeros».

Cabe recordarse que en 2017 se instaló la mesa de negociaciones en Ecuador, donde se avanzaron en varios ciclos de diálogos entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y la guerrilla del Eln, cuyo resultado fue el decreto de varios ceses unilaterales y una serie de mesas regionales cuyo fin era suministrar insumos para la elaboración de protocolos para la participación de la sociedad. Sin embargo, el gobierno de Iván Duque decidió no reactivar la mesa y finalmente la levantó, tras el atentado en Bogotá a la Escuela Militar General Santander, hace un año, que dejó 22 muertos y decenas de heridos.

Redacciòn