Concejos,Asambleas y Congreso podrán  sesionar  virtualmente

El decreto 491, expedido en el marco de la emergencia económica y social en el país por cuenta del brote del coronavirus, reglamenta entonces las reuniones no presenciales en los órganos colegiados de las ramas del poder público, es decir, también cuenta, por ejemplo, para concejos y asambleas.

Después de dos semanas en las que los congresistas de todos los partidos le pidieron al presidente Iván Duque expedir un decreto, bajo la facultad del estado de emergencia económica y social que declaró el primer mandatario por cuenta del brote del coronavirus en el país, para permitir legislar desde la virtualidad, este sábado, por fin, esa solicitud se hace una realidad.

«Para evitar el contacto entre las personas, propiciar el distanciamiento social y hasta tanto permanezca vigente la Emergencia Sanitaria declarada por el Ministerio de Salud y Protección Social, las autoridades a que se refiere el artículo 1 (todas las ramas del poder público) del presente decreto velarán por prestar los servicios a su cargo mediante la modalidad de trabajo en casa, utilizando las tecnologías de la información y las comunicaciones», dicta el decreto que tendrá vigencia una vez cese la circunstancia que llevó la declaratoria de la emergencia sanitaria, económica y social.

 

Puntualmente, el artículo relacionado con las reuniones no presenciales, el documento expresa que: «Sin perjuicio de las disposiciones contenidas en las normas vigentes, los órganos, corporaciones, salas, juntas o consejos colegiados, de todas las ramas del poder público y en todos los órdenes territoriales, podrán realizar sesiones no presenciales cuando por cualquier medio sus miembros puedan deliberar y decidir por comunicación simultánea o sucesiva».

Esto les abre la puerta al uso de plataformas como Zoom que permite la conexión simultánea de más de 300 personas, por ejemplo. Sin embargo, el siguiente paso, entonces, es definir que medio se empleará para sesionar, tanto en comisiones como en plenarias de Senado y Cámara.

Eso sí, para que esto sea posible es necesario garantizar el acceso a toda información o documentación necesaria para proceder a la deliberación y el debate. Y, además, es indispensable que el reglamento continúe funcionando. «Las decisiones deberán adoptarse conforme a las reglas de decisión previstas en los respectivos reglamentos, de todo lo cual deberá quedar constancia en las actas correspondientes a dichas sesiones, cuya custodia estará a cargo de sus secretarios», precisa el decreto.